Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Cómo preparar tu coche y conducir en invierno?

¿Cómo preparar tu coche y conducir en invierno?

El invierno está a la vuelta de la esquina. Cada vez queda menos para entrar de lleno en él y ataviarnos con gorros, guantes, bufandas y capa tras capa de ropa. Protegernos del frío es importante para nosotros y para nuestro sistema. Al igual que es importante proteger a nuestro coche del frío precisamente para que su sistema no se resienta y funcione perfectamente el resto del año. Es importante tanto preparar a nuestro coche para la llegada del invierno como conducir de la manera correcta durante toda la estación.

Por ello, en Autingo creemos que es fundamental para los conductores conocer unos principios básicos para que la llegada del invierno no les pille de imprevisto, ni a ellos ni a su coche. Dividiremos los consejos a tener en cuenta en dos bloques: los basados en la preparación para encarar el invierno; y los basados en cómo conducir durante él.

Puesta a punto para el invierno

Revisa y cambia la batería si es necesario

La batería es uno de los principales elementos que más sufre las bajas temperaturas. Las que llevan ya unos cuantos años instaladas tienden a descargarse frecuentemente con el frío y pierden capacidad de recuperación. Si la batería lleva mucho tiempo instalada, lo recomendable es cambiarla por una nueva.

El motor debe calentarse al ralentí

Cada mañana al arrancar es indispensable esperar unos pocos minutos a que el motor y sus fluidos principales (aceite, líquido de dirección, frenos…) alcance un mínimo de temperatura. Si no es así, los se puede dañar todas las piezas móviles del motor, especialmente si es Turbo, ya que requiere de una mejor lubricación.

Comprueba el líquido refrigerante

Otro de los aspectos mecánicos a tener en cuenta es comprobar el estado del líquido refrigerante. El líquido refrigerante es a su vez anticongelante hasta determinada temperatura, pero con el uso va perdiendo propiedades. Si el líquido presenta un color vivo, ya sea amarillo, rojo o verde nos indica que se encuentra en un estado óptimo. Si presenta un color sucio, es señal de que se ha deteriorado.

Recarga el Aire Acondicionado

Es recomendable mantener el circuito de Aire Acondicionado cargado de gas, ya que al ser aire seco ayuda a evaporar el vaho de las lunas del vehículo.

Revisa el sistema de calefacción

Es también fundamental comprobar el correcto funcionamiento de la calefacción. Asegúrate de que el radiador de la calefacción no está obstruido por culpa de los residuos sólidos que flotan en el circuito del refrigerante.

Controla el funcionamiento de la luneta térmica

Comprobar el funcionamiento de la luneta trasera térmica nos permitirá viajar seguros sabiendo en todo momento qué hay detrás.

Levanta los limpiaparabrisas

Si el coche duerme a la intemperie y es una zona donde las heladas son frecuentes, otro buen consejo es levantar las escobillas de los limpiaparabrisas para evitar que la goma se quede pegada a la luna delantera o trasera y se rompa, dejando los limpiaparabrisas inservibles. El líquido limpiaparabrisas hay que comprobar que aguante en estado líquido unos cuantos grados bajo cero.

Comprueba el estado de los neumáticos

Son de los elementos más importantes de nuestro coche, si llueve, y nuestros neumáticos están en mal estado, la posibilidad de hacer aquaplaning aumenta, por lo que es fundamental su revisión.

El estado de las luces

En invierno anochece antes y hay más probabilidad de lluvia, nieve o niebla, por lo que es indispensable revisar las luces y/o llevar bombillas de repuesto por si se funde alguna.

Revisa el sistema de frenado

Hay que tener en cuenta que con lluvia, la distancia de frenado se duplica, y con hielo se multiplica por diez. Por ello, es vital revisar tanto los discos de freno como las pastillas, y el, en muchas ocasiones gran olvidado, líquido de frenos.

Accesorios para el invierno

Es muy aconsejable llevar en el interior del vehículo una paleta de plástico a modo de rascador para la escarcha acumulada en la luna delantera. También son recomendables los productos descongelantes que derriten dicha escarcha en el momento. Además, también es indispensable llevar cadenas, mantas, ropa de abrigo, una linterna, rueda de repuesto, triángulo, chaleco y, por supuesto, el depósito de gasolina lo más lleno posible, para evitar posibles sustos.

Conducir durante el invierno

Ten previsto el viaje

Si tienes pensado realizar un viaje, antes infórmate sobre el estado de las vías; puedes consultar algunas webs, como la de la DGT o el RACC.No obstante, si te ves atrapado por la nieve, recuerda: permanecer dentro del coche; con el motor encendido y la calefacción puesta abriendo de vez en cuando las ventanillas; comprobar que el tubo de escape se mantiene libre.

Conducción responsable

Hay que tener muy en cuenta que la conducción en invierno y con malas temperaturas es radicalmente distinta a la de otras estaciones por ello hay que:

Evitar el cambio de carriles y los adelantamientos si no son imprescindibles; seguir el trazo de las roderas de otros vehículos para reconocer con mayor facilidad el recorrido de la carretera; no frenar, ni dar volantazos bruscos para controlar el coche; si la carretera está helada, aumentar la distancia de seguridad; en general, disminuye la velocidad.

La importancia del alumbrado

En invierno hay menos luz, más lluvia y más niebla, por tanto hay que tener en cuenta: tener limpios los faros tanto delanteros como traseros; cambiar ambas lámparas de los faros, aunque sólo se haya fundido una; descongelar las lunas antes de arrancar; evitar la humedad para que no se empañen los cristales; usar las luces antiniebla con lluvia intensa o nevada y, por lo general, conducir con las de cruce o posición.

Conducir con hielo o viento

En todo momento, la conducción debe ser suave y se debe evitar las reacciones bruscas. También se debe evitar adelantamiento en las cuestas; hacia abajo hay que retener el coche con marchas cortas, utilizando el embrague y pisando el freno lo menos posible. En el caso del viento: se debe aminorar la velocidad y mantener un régimen alto de revoluciones en el motor para mantener la trayectoria. Sujeta con fuerza el volante y realiza movimientos suaves.

¿Has pensado llevar el coche al taller?

Autingo es la primera app que te permite calcular el mantenimiento y reparación de tu coche al instante y con precios cerrados. Además, te ofrecemos más de 30.000 talleres en España y su Garantía Autingo que garantiza el servicio de la reparación realizada por 2 años.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*