Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Las partes de tu coche que deberías conocer

Las partes de tu coche que deberías conocer

El coche es la herramienta de trabajo para muchos de nosotros. Tanto para conductores que utilizan su vehículo como medio de transporte constante como para los que están al otro lado y se dedican a tener nuestro coche siempre listo, mecánicos, ingenieros, etc. Por ello, tanto para unos como para otros, es fundamental conocer partes del coche y saber qué estás tratando. En Autingo hemos querido especificar las partes primordiales del coche y cuáles son sus funciones, para que siempre estés al tanto de cuál es tu herramienta de trabajo.

El coche utiliza distintos sistemas que funcionan de manera simultánea. Conocer estas partes básicas facilita la detección de problemas, ayuda a realizar reparaciones básicas y a conducir más responsablemente.

El motor

Cada coche consta de un motor y gran parte de ellos usan un motor de combustión interna que opera con gasolina. La gasolina, junto con el aire, se echa en una cámara de combustión donde se comprime y se enciende con una chispa. La combustión que resulta de ello produce un golpe de energía que, al repetirlo rápidamente, enciende el coche. En general, se hace referencia a los motores según el número de cilindros que tengan y cada cilindro contiene su propia cámara de combustión. La energía total depende del tamaño del motor y de factores como el tiempo de combustión y el tipo de transmisión utilizada.

Caja de cambios

Transforma la energía del motor y se acciona con la palanca de cambios que determina el valor de esta transformación. Para iniciar la marcha, subir pendientes o llevar carga multiplica la fuerza generada por el motor en 1ª o 2ª marcha. Los coches suelen tener hasta 5 o 6 marchas. En carretera desmultiplica la fuerza del motor para reducir sus RPM e incrementar la velocidad del automóvil; produciéndose un menor consumo de combustible y desgastes al utilizar la 5ª o 6ª marcha.

La transmisión directa

Este término probablemente lo hayas escuchado muchas veces pero puede que no tengas muy claro de qué se trata. La transmisión directa es una serie de componentes que conectan el movimiento producido por el motor con las ruedas del coche para generar movimiento hacia adelante o hacia atrás. Es decir, es lo que da impulso al movimiento del coche. El motor está conectado al eje de transmisión (un eje metálico y rígido) a través del transmisor. La función principal es: utilizar los cambios metálicos para igualar la velocidad del motor con los requerimientos de energía del coche, que depende en la velocidad del vehículo, la pendiente de la superficie de la calle y del peso.

Embrague

Es, digamos el enchufe entre el motor y las ruedas a través de los demás elementos de transmisión. Se ejecuta a través del pedal; suelto está embragado y hay conexión entre el motor y las ruedas, pisado está desembragado y las ruedas quedan desconectadas del motor.

La dirección

La dirección funciona mediante el giro de las ruedas delanteras, que se determina el rumbo que sigue el automóvil. El volante es su sistema de accionamiento. Este es, quizá, el concepto más sencillo e intuitivo de las partes del coche.

El sistema eléctrico

El sistema eléctrico se sirve de una batería que toma su energía del motor mismo, que funciona como un generador. La batería se usa para encender el coche, aportando el movimiento inicial del motor y encendiendo componentes como la bomba y el encendedor de gasolina. La batería también se usa para encender las luces, la radio, los indicadores del salpicadero, las ventanas automáticas y una gran cantidad de sensores de seguridad. Todos estos dispositivos electrónicos están conectados a la batería con una serie de fusibles, que aseguran que el sistema eléctrico pueda continuar la función aunque una parte falle.

Frenos y ruedas

Como ya sabrás, existen distintos tipos de ruedas y de neumáticos, cada tipo útil para manejar bajo condiciones específicas. Por ejemplo, los neumáticos de un coche todoterreno tienen la versatilidad para usarse durante todo el año, incluso en condiciones severas. Los frenos de un coche son una de las partes de seguridad más importantes y suele haber uno o dos tipos: de disco o de tambor. Los frenos de disco usan un disco giratorio, que se encuentra entre las pastillas de los frenos montadas sobre calibres para reducir el movimiento del coche. Los frenos de tambor usan zapatas que empujan para afuera para contactar la parte inferior de un cilindro giratorio o tambor. Algunos coches contienen los dos tipos de frenos (un tipo para las ruedas delanteras y otro para las traseras) para aprovechar lo mejor de cada uno de ellos.

Suspensión

Está formada por los componentes que permiten los desplazamientos entre las ruedas y carrocería, elementos de unión y los que hacen de función flexible o “colchón”, elementos elásticos (muelle). El elemento básico de la suspensión es el amortiguador, cuya función es amortiguar el impacto de los saltos en el camino y mantener el peso del vehículo, absorbiendo las oscilaciones del vehículo y manteniéndolo estable en el menor tiempo posible.

Luminosos del salpicadero

Una de las partes más visibles del coche es el panel de luminosos del salpicadero. La mayoría de los conductores son conscientes del velocímetro y del medidor de gasolina, pero hay otros elementos que tienen igual o más importancia. El tacómetro, que indica la velocidad del motor en rotaciones por minuto (RPM). El medidor del aceite o el de la temperatura del motor pueden ser útiles para diagnosticar problemas comunes, como pérdidas de aceite o del líquido refrigerante respectivamente. Detener el coche cuando la presión del aceite empieza a bajar o cuando la temperatura empieza a elevarse puede evitar una falla del motor catastrófica. Al igual que el luminoso de “check engine”, que te indica que algo está mal y deberías revisar.

En caso de que cualquiera de estas partes básicas falle en tu coche, deberás acudir al taller. ¿Y cuál es la manera más rápida de hacerlo? Con Autingo. Con nuestra plataforma puedes pedir cita en el taller, el día y a la hora que prefieras, sabiendo de antemano cuánto te costará y pudiendo pagar al instante. Precio cerrado. Cero sustos. La manera más fácil, cómoda y sencilla de llevar tu coche a reparar.

 

¿Has pensado llevar el coche al taller?

Autingo es la primera app que te permite calcular el mantenimiento y reparación de tu coche al instante y con precios cerrados. Además, te ofrecemos más de 30.000 talleres en España y su Garantía Autingo que garantiza el servicio de la reparación realizada por 2 años.


0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*