Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

5 cosas a evitar para no tener averías en verano

5 cosas a evitar para no tener averías en verano

Utilizamos el coche prácticamente todos los días. Para ir a trabajar, para ir a la universidad, para recoger a nuestros hijos o familiares, para ir al campo, a la montaña, a la playa… Es el método de transporte más habitual y en el que más tiempo pasamos de media al año. Por lo tanto, como recordamos constantemente es fundamental que esté en buen estado siempre que lo utilicemos. Que no tenga desperfectos y que funcione perfectamente.

Una de las formas de evitar esto es, obviamente, realizando un buen mantenimiento periódico y realizar las reparaciones que precisen. Con Autingo este proceso es mucho más fácil, ya que puedes pedir cita de forma online y te ofrece facilidades de pago. Pero hay otras cosas que también se pueden hacer para que tu coche no te da problemas, como por ejemplo usarlo de manera correcta. Hay ciertos comportamientos que afectan a nuestro vehículo, sobre todo en verano. Por ello queremos comentar cinco aspectos que afectan negativamente a nuestro coche.

Esto es lo que debes evitar

  • Sobrecargar el coche

Esta es una de las prácticas más extendidas en los meses de verano. Sobre todos si nos vamos de vacaciones dos o tres semanas a nuestro lugar de veraneo; cargamos el equipaje sin medida. Hay algunos que aprovechan hasta el techo del coche gracias a una baca. Esto puede poner en riesgo la estabilidad del coche y la seguridad de los pasajeros.

Sin embargo, hay que tener cuidado con no sobrepasar el límite de peso que indica el fabricante del vehículo. De lo contrario aparecerían problemas. Entre ellos, dañar los amortiguadores traseros que son los que soportan el mayor esfuerzo de esta práctica. Si estos llegaran a romperse, su cambio supondría unos 181 euros (de media). Por tanto, la solución es repartir de forma equitativa el peso del equipaje y, por supuesto, no cargarlo en exceso.

  • Enganchar una caravana o remolque

Esto no es malo del todo, sobre todo porque si se prepara el coche correctamente no debería haber ningún riesgo. Pero hay que asegurarse que se puede hacer, por tanto antes de nada, asegúrate de que tu coche está homologado para remolcar cualquier objeto y que no supera el peso límite de arrastre.

No obstante, has de saber que el motor sufre con la carga extra y que consume más combustible. Además, también se desgastan más las pastillas de freno; debes saber que su coste de sustitución ronda los 68 euros (de media).

  • Viajar con un intenso calor

Hay que tener cuidado con tu vehículo ya que el calor le afecta tanto a él como a ti. Por tanto, hay que mantener ciertas precauciones antes de salir a la carretera.

Por ejemplo, debemos revisar la bomba de agua, el termostato o el electroventilador. Si no están en óptimas condiciones, aparecerán imprevistos graves durante el trayecto que podrían ocasionar la rotura y recalentamiento del coche. Estas averías representarán un coste de reparación medio de 122, 120 y 330 euros respectivamente para cada intervención.

  • Abusar del aire acondicionado

El aire acondicionado se convierte en aliado para los conductores en verano. Sin embargo, tras casi un año sin darle uso, ponerlo en un principio a máxima potencia puede perjudicarlo.

Y es que primero hay que asegurarse de que el sistema se encuentra en perfecto estado con una buena revisión y mantenimiento. Si no, se puede ocasionar pérdida de gas y problemas con el compresor cuya reparación oscila entre los 350 y 800 euros dependiendo del modelo del coche. Recuerda, además, que el precio medio de una recarga de aire está en los 65 euros.

  • No lavarlo con frecuencia

Puede parecer algo a lo que no le damos demasiada importancia, pero sí la tiene. Y es que no limpiar correctamente la carrocería puede hacer que esta se raye. Sobre todo si vamos a la playa, pues la arena y el salitre, junto al sol, dañan la pintura. Aparte, también aumentan el riesgo a sufrir corrosión en la estructura del vehículo.

Para evitarlo basta con hacer un lavado superficial con frecuencia para retirar los restos del salitre. Y una vez que terminen las vacaciones hacer una limpieza a fondo y a mano con productos específicos para el cuidado de la pintura.

Estas son algunas de las cosas que se deberán evitar si queremos que durante las vacaciones nuestro coche no nos de ningún susto. En verano lo importante es disfrutar de la playa, la familia, los amigos. Por ello, Autingo está contigo para conseguirlo.

Nuevo llamado a la acción

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*