Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Soy emprendedor pero ¿cómo ser un buen líder?

Soy emprendedor pero ¿cómo ser un buen líder?

El otro día comentábamos el por qué era importante que los emprendedores estuvieran cerca de sus hijos, los más peques de la casa, mientras trabajan. Lo cierto es que aunque ser emprendedor conlleva muchos riesgos y algún que otro quebradero de cabeza, también tiene cosas muy positivas como por ejemplo que eres tu propio jefe, puedes ser el encargado de elegir a tu propio equipo, los horarios los eliges tú (aunque esto no siempre es una ventaja) y un largo etcétera de beneficios.

Ahora bien, los emprendedores que acaban de iniciarse a veces no saben muy bien cómo llevar un equipo a su cargo, no cuentan todavía con las habilidades que da la experiencia y es algo totalmente entendible. Por ello, en #BlogAutingo nos preocupamos por nuestros conductores y su día a día, y queremos que sean felices en todos los aspectos de su vida. Para eso, hemos preparado algunos consejos sobre cómo ser un buen líder de grupo para que te sientas con seguridad y fuerza a la hora de llevar un equipo.

¿Cómo puedo ser un buen líder?

No te preocupes si algunas de estas características no las posees todavía, puedes trabajar en ellas para desarrollarlas. ¡Sigue leyendo!

  • Escucha a los miembros del equipo

Esta es una de las características fundamentales que debe tener un buen líder (y cualquier persona, en general). Saber escuchar a las personas con las que se trabaja es primordial para que haya un buen ambiente de trabajo y el proyecto crezca progresivamente. Trabajar en equipo significa precisamente eso: un grupo de personas que trabajan en conjunto. Te equivocas si piensas que tu equipo está para obedecer a todo lo que digas. Es un error grave intentar esquivar las propuestas del resto del equipo, ya que a menudo suelen tener una base fundamentada. Y recuerda, cada persona tiene unas experiencias y conoce la vida de otra manera, cuantas más visiones te aporten mejor será.

Si a tu equipo únicamente lo utilizas para que te obedezcan y hagan lo que tú dices… posiblemente no dure mucho tiempo y tengas que buscar otro equipo pronto. Esto es algo que no te interesa, ya que los buenos proyectos se suelen cimentar sobre bases sólidas. Además, es importante que reconozcas el buen trabajo de tus compañeros.

  • Analiza las propuestas críticamente

Tras conseguir el primer paso y escuchar a tu equipo deberás tener en cuenta esas ideas tanto para bien como para mal. No significa que todas las propuestas vayan a ser las adecuadas, por lo que tendrás que ser crítico y valorar de manera objetiva qué idea va acorde con vuestro objetivo y cómo desarrollarla. Un buen líder debe tener claro estos conceptos, saber qué va a funcionar y qué no, y elegir la mejor idea final de entre todas las propuestas.

Una de las características principales del líder de equipo es tener criterio y objetividad. Además, una vez elegida la mejor idea, deberás ser capaz de contarles a tu equipo el por qué de tu decisión, con argumentos sólidos.

  • Acepta las críticas

A menudo, los líderes no reciben muy bien las críticas ya que se lo toman como algo personal. Si algo hay que tener claro en un núcleo de trabajo es que las críticas que se realizan son en todo momento constructivas y que de ninguna manera se hacen para atacar en lo personal a nadie. Por ello, los buenos líderes son los que son capaces de aceptar las críticas y las interiorizan para poder cambiar lo que consideran entre todos que no se está haciendo de la mejor manera. Además, está bien pedir que se realicen críticas dentro de las reuniones para saber cómo se encuentra cada miembro del equipo respecto al trabajo.

Debes dar a tu equipo la absoluta confianza para que si aportas una idea, tus compañeros no tengan miedo en criticarla o modificarla. En muchas empresas, los empleados no dicen lo que piensan a sus jefes por temor a futuras represalias y esto, verdaderamente, no dice demasiado de ese líder. Al final termina siendo contraproducente dicha actitud. En definitiva, si quieres ser un buen líder no tengas miedo de exponerte a las críticas de tus compañeros.

  • Potencia las virtudes del resto

Muchos de los líderes de grupo a menudo se vanaglorian de lo que consiguen, sin ser conscientes de que sus éxitos son también gracias al resto del equipo que trabaja. Por ello, potenciar las virtudes y capacidades del resto de compañeros es una característica fundamental para el buen líder. El mayor error que puede cometer un líder es intentar frenar el crecimiento y desarrollo de alguno de sus compañeros. Lo mejor es que si ves que alguno de ellos destaca, lo ayudes en ello y potencies sus cualidades.

Si él está contento, tú lo estarás y, por tanto, el proyecto crecerá y ganaréis todos. Es importante ya que esto crea un mejor clima de trabajo, se es más productivo, se crean vínculos más cercanos con las personas a las que apoyas. Pero ojo, es importante no caer en los favoritismos, ya que el resto del equipo podría sentirse mal. Lo ideal es potenciar a cada uno en su campo.

  • Mantén un buen clima en el equipo

Este aspecto es muy importante, tal y como hemos ido viendo en los anteriores puntos. Un clima agradable tanto en el grupo como en el trabajo es fundamental para que un proyecto de emprendimiento salga adelante con ganas e ilusión. A menudo, hay empresas formadas por emprendedores que son amigos de toda la vida, y son un éxito. ¿Por qué? Porque previamente ya existe ese vínculo de fraternidad, de confianza, de conocimiento que hace que entre todos sean capaces de sacar adelante el trabajo de la manera más fácil y exitosa posible. Un equipo que está a gusto, tiende a estar más cohesionado y es más difícil que se rompa.

Un trabajo con buen ambiente te asegura que tu equipo permanezca a tu lado, ya que es difícil dejar los lugares donde uno está cómodo. Un buen líder debe saber cómo hacer esto, cómo cohesionar de la mejor manera al grupo, buscar incentivos que potencien el buen ambiente. Tener ciertos detalles con cada uno de tus compañeros ayuda a que estos tengan mayor conexión contigo. Además, también se pueden realizar cenas, comidas o quedadas que no tengan que ver con el trabajo pero que potencien esta unión.

Todos estos aspectos son muy importantes para ser un buen líder de grupo, pero por supuesto debes trabajar en ello. No se es un gran líder de la noche a la mañana y debes tener paciencia y control sobre ti mismo. Cuéntanos, ¿has trabajado en equipos donde el ambiente ha sido determinante para ti? ¡Queremos conocerte!

Nuevo llamado a la acción

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*