Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Cuál es el mejor tipo de música para conducir?

¿Cuál es el mejor tipo de música para conducir?

La música forma parte de nosotros, de nuestra personalidad y de nuestra manera de ser. De hecho, si nos paramos un momento a pensarlo, escuchamos música en muchos momentos de nuestra rutina diaria (en los desplazamientos hacia el trabajo, en el gimnasio, en casa…) y de muchas maneras distintas (en soledad, en pareja, con amigos o familia…). Sea como sea, la música es capaz de ayudarnos a concentrarnos, a comunicarnos mejor, a desconectar, a superar momentos difíciles, a divertirnos, entre otras cosas. Por esta razón, es esencial elegir bien las canciones que escuchamos durante la conducción.

Y es que, como la música influye en nuestro estado de ánimo y en nuestras capacidades sensoriales y la conducción es una actividad que requiere de toda nuestra atención, es importante saber qué sintonizar, con la intención que no nos altere ni nos distraiga durante el trayecto. Motor Zeta, con la ayuda de la plataforma Autingo, te ayuda con algunas pautas generales para ello.

Una de las reglas más básicas que debemos seguir es preparar la música que vamos a escuchar durante el trayecto antes de empezar la marcha. Además, es aconsejable no subir demasiado el volumen, ya que de ser así nuestra capacidad de reacción puede disminuir hasta en un 20%. No hace falta recordar que los auriculares están terminantemente prohibidos al volante.

La universidad St. John’s de NewfoundlandCanadá, realizó un estudio que demostró que el ritmo de la música afecta al pulso cardíaco y a la actividad cerebral. Esto significa que, en caso que la canción tenga un ritmo rápido, el conductor tenderá a pisar más el acelerador. Por esta razón, los géneros más recomendados son la música clásica y la música pop, evitando otros tipos de canciones como las electrónicas.

También es importante tener en cuenta que, si viajamos por una autopista o una autovía, es mejor oír una música que nos motive y nos mantenga alerta, evitando así cualquier síntoma de sueño o de desconexión. En las ciudades, en cambio, el volumen bajo es nuestro mejor aliado, ya que nos permite estar alerta ante cualquier estímulo en las calles. Si nos vemos en un atasco, la música relajada nos alejará del estrés, los cláxones y los gritos de los demás conductores.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*