Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Cómo es el reciclaje de un coche?

¿Cómo es el reciclaje de un coche?

La importancia del reciclaje en el mundo va en aumento. Cada vez más la sociedad está concienciándose sobre la labor que le toca en torno al reciclaje y al sostenimiento del medio ambiente. Es un proceso fundamental para desacelerar el proceso del cambio climático y está en nuestras manos. Así pues, el 17 de mayo se celebra el Día Internacional del Reciclaje con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre esto y sobre cómo tratar los desechos como corresponden para proteger el medio ambiente.

Son muchos los beneficios del reciclaje como por ejemplo: reducción del volumen de residuos y de la contaminación; preservación de los recursos naturales; ahorro de energía y, por tanto, reduce la dependencia del petróleo; y reducción de costes asociados a la producción de nuevos bienes. Por tanto, el reciclaje es una causa común. Desde Autingo estamos muy concienciados con ello y por esto en el artículo de hoy os contaremos en qué consiste el reciclaje de un coche y su importancia. ¡Pon atención que quizás hay cosas que te sorprendan!

¿Por qué es importante reciclar un coche?

Actualmente, en España es obligatorio llevar tu coche viejo a un centro autorizado de tratamiento para su reciclaje (CAT) por lo que no sirve cualquier desguace y mucho menos abandonarlo. El proceso es algo más largo que simplemente aparcar el coche en un descampado y decir adiós. El hecho de mandar a reciclar un coche puede reportar beneficios como por ejemplo: con un millón de vehículos reciclados se puede evitar la emisión de casi 100.000 toneladas de dióxido de carbono. Una barbaridad de cifra que puede ir en aumento si cada vez más se reciclan los coches que ya no se usan. Hoy en día en España se recupera hasta el 87% del peso total de vehículo, reciclándose un 76% y valorizándose energéticamente el 11%. Por tanto, el principal motivo por el que es importante reciclar un coche es la eliminación de la emisión de dióxido de carbono.

¿Y qué se recicla de un coche?

Seguramente ahora te estés haciendo esta pregunta: ¿qué se recicla de un coche? Los centros especializados son los encargados en seleccionar lo que se puede reciclar para que posteriormente se utilicen estos materiales en otros nuevos como electrodomésticos o botellas. Los materiales reciclables del coche se dividen en dos bloques:

  • No tóxicos: la chapa y otros metales como el aluminio o el cobre procedentes del chasis o las llantas permiten reciclar un 75% para funciones; el plástico presente en el interior del coche, los cables o el parachoques; el vidrio de las ventanillas, el parabrisas o los faros se recicla en un 3’5% y no tiene uso como productor de energía; el caucho de las ruedas del coche es uno de los elementos que más aprovechamiento tiene posteriormente; las fibras textiles como tapicerías se aprovecha en un 1’2% para producir energía.
  • Tóxicos: los filtros de aceite se separan para aprovechar las partes metálicas; los líquidos como el anticongelante, el aceite o el líquido de frenos es lo primero que se extrae aunque no se pueden aprovechar para producir energía; y, por último, las baterías de las que se vacía el ácido que sí puede ser reciclado y se separa después las partes metálicas y plásticas.

Ahora ya sabemos qué se recicla en un coche. Por supuesto, cuanto más nuevo sea un coche, mayor parte de él se puede reciclar. Los vehículos de más de 10 años son los más complicados para reciclar.

Fuente: DGT

¿Pero cómo es el proceso de reciclaje?

El proceso de reciclaje de un coche empieza, por supuesto, con nosotros y hay que seguir determinados pasos:

  • Primero de todo se debe dar de baja el coche en Tráfico. Hay dos opciones de hacerlo: por tu cuenta o hacerlo directamente en el desguace que deberán darte el certificado de destrucción del vehículo y el trámite de baja definitiva del coche.
  • Si has optado por hacerlo por tu cuenta, después deberás ir a un Centro Autorizado de Tratamiento de vehículos (CAT) que debe disponer de la licencia para llevar a cabo los procesos de descontaminacón y reciclaje.
  • Una vez allí, en el CAT se tasa el coche y hacen una oferta por él. Por supuesto, para hacer esta oferta entran en juego factores como el estado del vehículo, cuanto más nuevo mayor será la oferta. ¿Por qué? Porque el negocio de los desguaces es a través de la reventa de las piezas y, por tanto, cuanto mejor estén, mayor beneficio obtendrán.
  • Cuando ya hayas aceptado la oferta y dejado definitivamente el coche en el CAT, procederán a retirar los componentes y residuos peligrosos para descontaminarlos (aceite, restos de combustible, anticongelante…). Este proceso es idéntico en todos los coches.
  • Una vez descontaminado el vehículo se comienza a clasificar los elementos reutilizables y los extraen para que futuros compradores puedan aprovecharse de dichas piezas (neumáticos, amortiguadores, retrovisores…).
  • Finalmente, lo que queda del coche se comprime en una máquina fragmentadora y se convierte en chatarra. Esto, posteriormente, se segrega en empresas especializadas en reciclaje donde se ocupan de separar metales, vidrio y otros elementos útiles.

Y así termina el proceso de reciclaje de un coche. Además, hay talleres que ofrecen este servicio de encargarse de toda esta cadena para que tú no tengas que ocuparte. Ahora que ya sabes cómo se recicla y lo importante que es… ¿reciclarás tu coche llegado el momento? 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*