¿Cómo conseguir amortiguadores a medida? ¿Y de competición?

No es un secreto que todo automóvil requiere de la adquisición de amortiguadores a medida, ya que estos son parte indispensable de nuestra poderosa máquina (así es como me gusta llamar a mi Seat Ibiza). No hace falta decirlo, ya sean amortiguadores de competición, amortiguadores Rally o amortiguadores para nuestro turismo, estos siempre han sido, son y serán necesarios para nuestro automotor.

¿Cómo obtener los mejores amortiguadores de competición?

La adquisición de amortiguadores a medida, definitivamente dependerá del tipo de automóvil que se tenga y, sobre todo, qué uso se le va a dar a este. Es por ello, que es recomendable prestar atención a los siguientes factores para tomar una decisión correcta:

Asesórate: debes de conocer el terreno en el cual correrás. Una vez que esto sea determinado podrás saber si necesitas amortiguadores a medida que soporten tareas pesadas o moderadas.

amortiguadores a medida

Analiza tus opciones: existen varios tipos de amortiguadores de competición en el mercado. Hay distintos mecanismos para los amortiguadores: Hidráulicos, de gas (hidrógeno) y neumáticos entre otros (común en vehículos blindados). Es por ello que te recomendamos que no te quedes con la primera opción, recopila por lo menos 3 posibles opciones.

Consejos: el mundo de las carreras está lleno de gente sabia, por lo que puedes pedir consejos sobre qué amortiguador es para ti y tu vehículo. Si no tienes la suerte de tener a nadie de tu entorno que sepa de coches, Autingo te pone a su disposición un número de teléfono donde contactarás con expertos del motor dispuestos a asesorarte y solucionar todas tus dudas.

Proveedores: en este punto te recomendamos que tengas un cuidado extra, puesto que cada proveedor puede decirte que su producto es lo máximo y que no existe otro igual. Es por ello que te recomendamos que prestes atención a sus promesas y a sus productos.

Apegándote a estos 4 factores, seguramente podrás adquirir un amortiguador a medida antes de lo que piensas. Recuerda que la seguridad es lo primero, y que no debes parar hasta ver la línea de meta.

Caballeros, ¡enciendan sus motores!