Yes you can! Te sorprenderá saber que puedes cambiar las pastillas de freno de tu coche fácilmente  y sin necesitar herramientas especiales. Y te aseguro que hacerlo tú mismo te ahorrara mucho dinero.

Casi todos los coches de hoy en día tienen frenos de disco delanteros. Los frenos delanteros tienden a gastarse con mayor rapidez que los traseros (que pueden ser tanto de disco como de tambor), por lo que necesitan cambiarse con mayor frecuencia. ¿Cómo saber si he de cambiar las pastillas de freno? De manera visual, se puede apreciar el desgaste de las pastillas en la reducción del grosor de estas, aunque un sonido chirriante al apretar el pedal de freno puede ser otro claro indicador.

– OTRO POSIBLE CASO: Si la parte delantera del coche vibra cuando pisas el pedal de freno, puede ser un indicativo de que tus frenos están deformados.

TIEMPO REQUERIDO: 1 Hora.

DINERO AHORRADO: 150 euros para la mayoría de los coches y algo más para los coches de alta gama. Te recomiendo eches un ojo a nuestra página web para encontrar los mejores recambios al mejor precio

HERRAMIENTAS REQUERIDAS:

– Guantes reutilizables de mecánico para proteger tus manos y mantenerlas limpias.

– Un gato hidráulico o mecánico y un soporte de madera.

– Una llave para tuercas de rueda.

– Útil para retraer el pistón.

– Llave Inglesa

– Jeringuilla para purgar los frenos.

MATERIALES REQUERIDOS:

–          Nuevas pastillas de freno. Picha en el siguiente enlace y encuentra los precios más competitivos en pastillas de freno. (http://goo.gl/ddb3dc)

–          Una lata de líquido de freno.

NOTA: Por razones que estarán claras luego, debes de cambiar las pastillas de un lado del coche de principio a fin antes de empezar con la del lado opuesto. Gira el volante para la rueda con la que estés trabajando quede arqueada para fuera y de esta manera tener un mejor acceso a los frenos.

CAMBIAR PASTILLAS DE FRENO PASO A PASO :

1. Afloja las tuercas de la rueda:

Coloca un soporte de madera debajo del coche para el gato y acto seguido levanta el lado a cambiar. Termina de quitar todas las tuercas y quita la rueda. Tras esto tendrás total acceso al sistema de frenado.

Paso 1

2. Encuentra los dos pernos/pasadores deslizantes

que mantienen la pinza en su sitio. Normalmente es suficiente con quitar el perno inferior.

2

3. Sacar el perno interior

Una vez sacado el perno inferior, la pinza de freno salta hacia fuera (como muestra la fotografía de debajo). Observaras una manguera de goma, la cual es un cable hidráulico, es flexible, por lo que no necesitas desconectarla. Si ves que tienes que desconectarla para poder cambiar las pastillas, significa que estás haciendo algo mal. Te recomiendo que vuelvas a montar todo y acudas a un taller o profesional.

3

4. Sacar las pastillas de freno

Con la pinza de freno fuera, es fácil observar el grosor de las pastillas de freno para confirmar que realmente necesitan ser cambiadas. La mayoría de las pastillas de freno llevan indicadores, pequeñas lengüetas metálicas que chirrían cuando tocan el disco. Incluso  si estas lengüetas no están tocando el disco aun, las pastillas se encuentran gastadas si su grosor es menor a 3 milímetros. Extrae las pastillas usadas.

4

5. Cambiar chapa antichirridos

La mayoría las pastillas nuevas traen consigo unas chapitas metálicas que permiten que las pastillas se deslicen hacia atrás y adelante con facilidad. Cambia las viejas por las nuevas. Estas no tienen ningún tornillo que los sujete. Échales un poco de aceite para que no chirríen.
Aplica también un poco de aceite a las partes metálicas de las pastillas para facilitar que encajen.

5

6. Poner las pastillas nuevas en la pinza

Las nuevas pastillas han de entrar con la misma facilidad que salieron las antiguas, aunque en algunos casos las nuevas chapitas metálicas pueden quedar más apretadas.

7. Retraer los pistones hacia atrás

Los pistones presionan las pastillas de freno que rozan con el disco para parar el coche. Tu coche puede tener dos o un pistón por rueda (dos pistones en el caso de la imagen de abajo), pero la teoría es la misma. Antes de volver a poner el disco en su lugar estos pistones necesitan ser empujados hacia atrás para así poder introducir las nuevas pastillas (más gruesas que las viejas)

6

8. Introducimos las pastillas con ayuda de pinzas

Usa unas pinzas para empujar los pistones. Una presión continua y paciencia son las claves de este paso. También puedes utilizar un filón de madera (como muestra la foto de arriba) de ancho suficiente para empujar los dos pistones a la vez, en el caso de que tenga dos.

Cuando tu pistón se encuentre en su posición, el liquido de frenos subirá lentamente. Cuando cambies las pastillas de más de una rueda, el liquido aumentara pudiendo llegar a derramarse. Antes de que esto pase utiliza una jeringuilla para extrae un poco, lo que se conoce como purgar el freno.

9. Los pernos a su lugar

Vuelve a poner los pernos en su lugar. Gira la dirección, poniendo rectas las ruedas y vuelve a montar la rueda. Tras esto baja el coche y quita el gato.

7

10. Probar las nuevas pastillas

Recomendamos probar el coche en un espacio seguro para comprobar que todo funciona correctamente. ¡Y enhorabuena, lo has conseguido! No solo has cambiado las pastillas tu mismo, sino que encima te has ahorrado bastante dinerillo. ¡Ahora ya puedes volver a conducir con toda seguridad y confianza!

hay que tener en cuenta que la primera vez que frenas con tus pastillas nuevas, probablemente frene peor que antes, esto es porque la superficie del disco y la pastilla no coinciden a nivel microscópico, necesitan un tiempo para adaptarse la pastilla al disco, y este desgaste recomendamos hacerle despacio, sin frenazos bruscos que pueden provocar desgastes desiguales en las pastillas.

Las principales marcas que recomendamos desde Autingo, son Bosch, Brembo o Roadhouse, fabricantes de primer nivel que fabrican también los sistemas de freno, (latiguillos, pinzas….) y son de total confianza, puesto que el compuesto y la estructura de la pastilla es importante.