Si, lo que estás viendo es una pésima réplica de un Ferrari FXX, proyecto realizado por unos estudiantes chinos, que utilizaron como base un VW santana.

No es la primera que vez que esto ocurre, en TV y en muchas revistas de prensa hemos visto o por lo menos hemos oído hablar de falsos deportivos.

Esta creación les ha llevado a los cuatro estudiantes un tiempo de dos meses en realizarlo y su coste ha sido 1.200 euros. El resultado poco se parece a otras imitaciones, como la de la red que transformaba coches en falsos Ferrari, que eran casi replicas perfectas, o los Ferrari chinos que se vendían a 15.000 euros.

peorreplica

Según fuentes ajenas, los estudiantes realizaron este proyecto para participar en un concurso en el que se valoraba la imaginación y la capacidad para transformar carrocerías.

FERRARI FXX:

ferrari