A pesar del buen estado de las carreteras, los vehículos no circulan siempre por asfalto totalmente plano. Por lo que existen irregularidades en el terreno ( causando movimientos de subida y bajada). Provocando vibraciones y malestar en los pasajeros. Una de las soluciones a este problema son los amortiguadores.

Los amortiguadores absorben las fuerzas producidas por el peso y la rueda, asi como las reacciones del muelle. El amortiguador funciona gracias a un pistón que se desliza por un cilindro, el cual esta lleno de aceite. Para que el amortiguador funcione perfectamente es necesario que el aceite pase de un lado a otro del pistón para que este pueda moverse.

En funcionamiento el amortiguador sigue los movimientos de subida y bajada de la rueda. Para que el principio de funcionamiento del amortiguador sea completo, se debe tener en cuenta el volumen de la varilla que se desplaza con el pistón; según se mueve el pistón, los volúmenes de fluido a ocupar en ambas cámaras no son iguales, según el desplazamiento, hay que sumar o restar el volumen de la varilla que entra o sale en la cámara. Para equilibrar la diferencia de volumen, los amortiguadores, en su parte superior, están llenos de gas, que absorbe las diferencias de volumen entre las cámaras.