No es necesario saber de mecánica para poder escuchar y comprender el ruido de coche. En muchas ocasiones escuchar los sonidos del vehículo puede ayudarte a detectar un fallo en distintos sistemas.

Imagen de pastillas de freno

Primero debemos fijarnos en cuándo se dan, es decir, si es con el motor en frío o en caliente. También es importante identificar de qué parte del coche vienen.

Abre bien tus oídos para detectar las posibles averías de las que tu coche te habla y acude a un taller de confianza lo más rápido posible para no agravar el problema.

Los ruidos más comunes son:

  • Si lo que oyes es un sonido continuo en la parte superior, puede que tengas holgura en las válvulas. Esto podemos comprobarlo mejor si abrimos el capó y acercamos el oído a la parte delantera.
  • Si el motor hace un ruido lento al arrancar el vehículo, lo más probable es que la batería se esté agotando. Si llevas más de 3 años con la misma batería, probablemente sea hora de cambiarla antes de que nos de algún susto.
  • Si es un sonido estridente en la parte delantera del vehículo, de esos que no pasan desapercibidos, es porque alguna correo (distribución o servicio) no se encuentra en buen estado. Esto ha podido ocurrir por la humedad o el frío.
  • Si cuando estamos en marcha el ralentí suena irregular, es probable que sea hora de cambiar los filtros de aire y gasóleo.
  • Si oyes un crujido al pisar el freno, es hora de acudir al taller inmediatamente. Ha llegado la hora de sustituir las pastillas de freno y esto no es algo que podamos alargar en el tiempo.
  • Si escuchas un sonido grave al tomar las curvas, es porque hay holgura en algún elemento de la suspensión o dirección.
  • Si tu coche tiene turbo y oyes un silbido… Suele ser que hay un fallo o fuga en el sistema de sobrealimentación.

Si has identificado alguno de estos ruidos o dudas de ello ¡no te preocupes! Estamos aquí para ayudarte, nuestra plataforma de reparaciones y mantenimientos alargará la vida de tu coche.