CITROËN 2CV CREATIVIDAD Y RESISTENCIA

Citroën 2CV, considerados los coches más bellos de la historia e iconos de la automoción tanto en las carreras como a nivel utilitario.

Carrera Citroen 2CV

En Reino Unido se celebra cada año una de las carreras más creativas, pero también de las de más resistencia, ya que son nada menos que 24 horas seguidas en las que estos chulísimos Citroën 2CV tienen que demostrar no sólo ser los más originales sino que además los que más resistencia tienen.

Esta carrera más que competitiva es de entretenimiento, lo que llama la atención son las características de todos estos coches diferentes en su fachada, pero igual de alocados al tomar curvas, impresiona mucho puesto que parece que van a volcar en cualquier momento.

En cuanto a motor se refiere este Citroën consta de dos cilindradas de motor opuestas, refrigerados por aire y radiador de aceite. Esto hace que se propulsen las dos ruedas delanteras, en aquellos años por medio de transmisiones cardán, actualmente por homocinéticas.

Motor Citroen 2CV

La suspensión está sujeta al extremo del chasis y está tensada por varillas pegadas a unos resortes  helicoidales horizontales en cada costado. Están insertos dentro de unos contenedores cilíndricos que están posicionados bajo las puertas traseras y delanteras. Este es un gran diseño, pero en cuanto a cambios de velocidad o dirección, sobretodo en curvas cerradas, el ángulo se pronuncia bastante e impresiona a cualquier viandante.

Desde 1948 el chasis ha sido muy rígido y ha sufrido pocos cambios, aquí se encuentran sujetos todos los elementos de mecánica y carrocería.  Por su  techo de lona recibió el apodo de “el paraguas rodante”, los asientos parecían sillas de casa de playa, en el salpicadero, al lado del parabrisas,  estaban el amperímetro y el cuentakilómetros con lo que tenía un doble uso para poder accionar el mecanismo de hierro del limpiaparabrisas, el indicador de gasolina no existía, entonces el nivel de gasolina se medía introduciendo una varilla en el depósito.

La reparación del vehículo era muy sencilla, con las típicas herramientas que todos tenemos en casa se podía conseguir ya que el capó, las puertas y el portón se desmontaban sobre raíles sin tornillos, con una llave de bujía se desmontaba la parte delantera.

Ver carrera Citroën 2CV

¿Tienes un Citroën 2CV y necesitas piezas?

Entra en: www.autingo.es