Embrague bimasa o monomasa

Todo el mundo se pregunta si su coche que monta bimasa puede montar monomasa, pero no todos los modelos de motor permiten este cambio. Si el coche tiene mucha potencia o simplemente es un motor un poco raro o no habitual no existirá kit de conversión para él.

Todo eso conlleva unas consecuencias, normalmente malas por el simple echo de que puede llegar a ser negativo para nuestro vehículo. Y seamos sinceros si lleva de origen un volante bimasa sera por algo.

Mucha gente mira el precio y se deja guiar, esta claro que un volante bimasa vale el doble que un monomasa pero todo se debe a la tecnología que internamente lleva el volante, lleva un sistema de muelles y/o engranajes para el perfecto acople. El monomasa es eso, un disco macizo sin sistema de amortiguación.

El volante bimasa tiene como misión proporcionar mayor comodidad en mecánicas de gran par motor.

Esta formado por una masa primaria (en el lado del motor), y una masa secundaria (en el lado del embrague y la caja de cambios), entre ambas masas van unos muelles acoplados a la masa secundaria flotante.

Cuando no pisamos el embrague ambas masas giran al mismo tiempo transmitiendo un par mayor desde la mecánica a la transmisión. Al embragar, la masa secundaria aumenta la inercia de la transmisión provocando un posterior acople del embragado menos brusco. Los muelles que van entre ambas masas reducen las vibraciones cuando vamos a bajas revoluciones.

Con este tipo de volante se absorbe por tanto mejor las diferencias de par y se produce una mayor suavidad en la marcha, que con un volante monodisco.

En resumen, en muchos vehículos el cambio se puede realizar, pero siempre teniendo en cuenta el riesgo al que nos enfrentamos. La caja de cambios se vera afectada e incluso llegándose a partir.

Fotos de una caja de cambios que antes llevaba volante bimasa y se le monto un monomasa:

caja1

embrague bimasa

caja2

 

Tú decides…