Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

El precio de las averías del coche más comunes en invierno

El precio de las averías del coche más comunes en invierno

Las principales averías que aparecen durante los meses más gélidos del año son fáciles de prevenir con revisiones periódicas al taller y tomando pequeñas precauciones. Según CEA (Comisariado Europeo del Automóvil) las averías más comunes en invierno son, en primer lugar, los accidentes. El mal mantenimiento de un coche o su antigüedad provocan una avería en el vehículo que desemboca en accidente de tráfico. Un ejemplo de los mas normales es el de la ruptura de la luna. Puede utilizarse un film de manera provisional hasta que el conductor lleve el coche al taller.

La electricidad también tiene que ver con todos aquellos problemas que derivan de un fallo tecnológico. Cada vez son más los coches que cuentan con sistemas eléctricos, por lo que es un tipo de avería que está aumentando. No necesariamente implica tener que llevar el coche al taller, puede existir una solución sencilla. Debemos atender a las luces de testigos para saber cómo actuar, y sopesar si el coche puede seguir circulando o no.

El motor también es el tipo de avería más común en carretera, concretamente la ruptura de los manguitos y conductos. Con el frío, se recomienda calentar el motor al ralentí. Esto se debe a que cada mañana al arrancar el coche, hay que esperar unos minutos para que el motor y los fluidos principales del vehículo (aceite, líquido de dirección, frenos…) alcancen un mínimo de temperatura. Si esto no se hace así, no se consigue la lubricación necesaria y se puede llegar a dañar todas las piezas móviles del motor. Depende del alcance de los daños el coste puede ser desde 1.000 euros hasta los 1.500 euros por gripar el motor, o en el peor de los casos dejándolo inservible.

Asimismo, los neumáticos. Tendrían que ser los elementos mas cuidados del vehículo, puesto que son los únicos que están en contacto con el asfalto. Pero no llevar los neumáticos en regla está a la orden del día. La presión no se comprueba, y la antigüedad puede hacer que la sujeción no sea la adecuada, haciendo que el coche derrape con mayor facilidad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*