Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Viajar con niños: los mejores juegos contra el aburrimiento

Viajar con niños: los mejores juegos contra el aburrimiento

La seguridad ante el volante es muy importante. Es fundamental tener siempre el coche a punto para que no te sorprenda nada ni sufras ningún imprevisto en la carretera, sobre todo si viajas con tus hijos o con niños. Por ello, con Autingo puedes realizar el mantenimiento anual de tu coche sabiendo en todo momento lo que pagarás y de manera rápida, fácil y cómoda.

Cuando viajas con niños debes extremar tu atención a la carretera, sabemos que por lo general suelen distraer más ya que pueden llorar, aburrirse, necesitan ir al baño, etc. Viajar con niños pequeños a bordo es todo un reto, en especial si el viaje es largo. Pero es fundamental mantener tu atención, no soltar el volante bajo ningún concepto y, por supuesto, no ponerte nervioso ya que así la conducción solo empeorará y podrás poner en riesgo vuestra seguridad. En Autingo queremos que el viajar con tus hijos no sea un calvario y que disfrutes de verdad viajando con ellos, por eso os contamos algunos de los juegos que podéis utilizar para mantenerlos entretenidos (con ayuda del copiloto) y para que se les haga más ameno el trayecto. ¡Vamos!

Juegos contra el aburrimiento en el coche

  • Al estilo trivial

Si los niños con los que viajas ya no son tan pequeños pero notas que se aburren igualmente durante los trayectos, podéis crear una especie de Trivial antes de salir de viaje. Puedes confeccionar cartulinas con preguntas sobre cultura general, sobre cine, series, dibujos animados… sobre lo que quieras. Y durante el viaje contar con la complicidad de tu copiloto para que sea quien tenga las respuestas. El que más acierte puede ser premiado con algo, esto les motivará a pensar bien su respuesta.

  • El “sí o el no”

Uno de los juegos más entretenidos para estos ratos es el juego de las 20 preguntas, también conocido como el juego del “si o el no”. Se trata de que una persona piense en un objeto o un personaje y el resto debe adivinarlo haciendo máximo 20 preguntas que solo se puedan responder con un “Sí” o con un “No”. Parece fácil, pero todo depende de lo rebuscada que sea la persona anfitriona. Este juego puede durar horas y no cansarte nunca. ¡Nos encanta!

  • El juego del abecedario

El juego del abecedario es un clásico que nunca falla y que, además, ayuda a tus hijos a repasarlo. Para jugar a esto basta con que elijas un tema (por ejemplo, comidas) y una letra (por ejemplo, la m) y tus hijos tendrán que enumerar todas las comidas que se le ocurran que empiecen por m. Puedes aprovechar y utilizar las 27 letras del abecedario o puedes darle la opción a tus hijos de que sean ellos los que elijan los temas que más les gusten.

  • ¿Y el parchís, por qué no?

Sí, seguramente estés pensando en que el parchís es imposible llevarlo en el coche ya que las fichas se caen por el movimiento. Pero… lo bueno es que ahora los creadores de estos juegos han pensado en todo y ya se venden parchís magnéticos, con la base y las fichas imantadas para que se pueda jugar perfectamente estés donde estés y sin miedo a que se caiga todo y se pierda el hilo del juego. ¿No te parece genial?

  • Los gps humanos 

Otra opción que es entretenida para ellos y en la que no tienes que implicarte tú y tampoco tu copiloto es la de decirles a tus hijos que serán un gps humano. Compra un mapa grande y algunos rotuladores. Dáselos a los niños y cuéntales que deben estar atentos a las carreteras por las que pasáis para que puedan pintarlas y señalarlas en el mapa. Así quedará la ruta seguida grabada en el mapa personalizado.

  • Historias en equipo

Si preferís juegos en los que tengáis que hablar y tirar de imaginación, una buena opción es el de montar una historia en equipo. Tendrá que empezar uno inventándose una frase y a partir de esa, el resto de ocupantes del vehículo deberán ir diciendo más frases para construir una historia. Así, se puede alargar el cuento hasta que se os agoten las opciones.

  • Los de siempre

Por supuesto, siempre son buenas opciones los clásicos de siempre: el veo veo, el juego de las matriculas, las palabras encadenadas… Son juegos que los niños conocen sobradamente y en los que no tienes por qué implicarte demasiado ya que pueden jugar entre ellos.

  • El silencio es bueno

Y por último, cuando ya estéis cansados de jugar a distintos juegos, o de cantar, o de escuchar música… Puedes lanzar la propuesta de jugar a ver quién puede estar en silencio durante más tiempo. La clave es ofrecer recompensas a quien más aguante, de este modo se lo tomarán en serio y se esforzarán por no hacer ruido. Una buena alternativa, ¿verdad? Y disfruta mientras dure.

Todas estas opciones son perfectas para pasar un trayecto agradable con tus hijos sin necesidad de desesperarte y sin que el viaje se convierta en un quebradero de cabeza. ¿Conoces tú más juegos alternativos? ¡Cuéntanoslos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*