Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Estamos preparados para la llegada de los coches conectados?

¿Estamos preparados para la llegada de los coches conectados?

El pasado 17 de mayo se celebró el Día de Internet en gran parte de los países latinoamericanos y en España. Una efeméride que, quizás, no sea de gran utilidad pero ¿te imaginas hoy día vivir sin internet?, ¿sin las redes sociales?, ¿sin plataformas de vídeo y música?, ¿te imaginas despertarte por las mañanas y no conectarte a la red e informarte de lo que ocurre en el mundo a través de los medios tradicionales como la radio, el periódico o la televisión? Es algo difícil de imaginar. Es difícil pensar en cómo sería nuestra vida sin tener acceso a internet ya que lo utilizamos para todo: para comprar ropa, hacer la compra, mirar el gps, comunicarnos con nuestros amigos y familiares, comprar entradas de conciertos, del cine, y un largo etcétera. Gran parte de tu día a día está conectado a la red.

Uno de los sectores que todavía no estaban (del todo) regidos por internet era el de la automoción. Pero cada vez más los coches conectados son una realidad. Estos son los llamados coches con conexión “vehículo a vehículo” (V2V) y ayudarán a prevenir (sólo en EEUU) más de 9.000 muertes al año; es decir, uno de cada cuatro fallecidos en carretera. Según un estudio reciente de Juniper Research, en 2023 habrá más de 62 millones de coches con conexiones V2V; estas cifras suponen un aumento anual del 173% ya que en la actualidad estamos en el millón y medio de vehículos existentes de este tipo. La tecnología que ayudará a esta implantación será la 5G, que proporcionará las condiciones de red necesarias en las carreteras para que los coches puedan comunicarse entre ellos. ¿Estás abierto a esta nueva forma de conducción? Hoy en Blog Autingo te contamos datos interesantes sobre ella.

¿Cómo serán sus beneficios?

Según un estudio reciente de la consultora KMPG, un vehículo conectado generará más ingresos que 10 vehículos normales. De hecho, los directivos de Silicon Valley cada vez más ven un claro mercado en esta industria y apostarán por ella. Esta será, probablemente, la hermandad que se construirá entre fabricantes de coches y empresas tecnológicas ya que sólo de la mano podrán alcanzar realmente el éxito.

Una de las cosas que cambiarán en el futuro será la de tener el coche en propiedad. El 59% de los directivos de empresas TIC creen que la mitad de los conductores no querrán un coche propio en 2025, algo que ya se está viendo con el auge del renting en España y el de los coches compartidos. Además, en el futuro los coches no se moverán con gasolina por lo que el “combustible” y los beneficios vendrán a través de los ingresos de datos.

 ¿Cómo afectará a los trabajadores?

Por supuesto, cualquier trabajo que se automatiza… deja de necesitar una persona física que lo ejecute. Y, por tanto, en este sentido habrá trabajadores y sectores que se vean afectados de distintas maneras:
  • Recibos automáticos de kilómetros recorridos: en muchas empresas, el kilometraje es el gasto que los trabajadores se pueden deducir o reembolsar a modo de dieta sin necesidad de recibo. A partir de la implantación de los coches conectados habrá formas de automatizar esta tarea ahorrando tiempo al trabajador y dinero a las compañías. Así se realizará un seguimiento de forma instantánea y la emisión de informes exhaustivos con distintas estadísticas.
  • Mayor seguridad y reducción de los riesgos laborales: los coches conectados mejorarán (en teoría) la conducción y por tanto se redujeran los accidentes gracias a asistentes de conducción, sensores y cámaras de seguridad. Además, los conductores podrán conocer la salud de su vehículo, recibir comentarios sobre sus hábitos de conducción, y obtener acceso en tiempo real a las condiciones meteorológicas, el tráfico y el estado de la carretera. Todo ello reducen los riesgos laborales y todo lo que ello conlleva.
  • Seguros de conducción flexibles: los precios de los seguros podrán variar de manera considerable dependiendo de la calidad del desarrollo de software de estos coches. Por ejemplo, las compañías de seguros podrían ofrecer descuentos a aquellos usuarios que compartan y den acceso a los datos de conducción. Además, el precio podrá varíar dependiendo del kilometraje o el comportamiento de conducción.

Las posibilidades que ofrece un coche conectado

Por supuesto, el hecho de conducir un coche conectado podrá reportar otros beneficios en distintos ámbitos como:

  • Pago en parking: a la hora pagar el uso de parkings los vehículos conectados facilitarán el proceso. Gracias a la señal GPS se informará de dónde está y el pago se tramitará de manera telemática sin necesidad de hacer paradas.
  • Coches eléctricos: para los conductores de coches eléctricos… el hecho de que se implanten los vehículos conectados suponen ventajas como que el propio coche sea el que te avise de que la carga no está completa o de fallos en el sistema.
  • El médico en el coche: En 2016, en el Foro Económico Mundial se mencionó la idea de que compañías biotecnológicas invirtiesen en la dotación de sensores a vehículos conectados que sean capaces de detectar cualquier anomalía en el conductor. ¿Te imaginas ir al trabajo y mientras tanto hacerte un chequeo médico básico?
  • Seguridad: en caso de accidentes… muchas veces no sabemos quién ha sido el culpable o quién ha sido el infractor. Con los coches conectados se podrá determinar esto gracias a los datos cruzados.
Estas son sólo algunas de las muchos aspectos que mejorarían gracias a los vehículos conectados. No obstante, entrañan un problema: el hackeo. Os animamos a leer nuestro artículo sobre la vulnerabilidad de los coches autónomos y conectados

1 Comentario

Pingbacks

  1. […] por el uso de un transporte más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Hace unas semanas hablábamos sobre los coches conectados y hoy es el turno de los coches de hidrógeno, una alternativa sostenible al coche […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*