Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Los riesgos del tabaco en el coche

Los riesgos del tabaco en el coche

El pasado 31 de mayo se celebraba el Día Mundial Sin Tabaco, día con el que se pretende concienciar sobre el uso abusivo del tabaco y de las conocidas consecuencias. Estas van mucho más allá de las consecuencias físicas o enfermedades que nos pueda acarrear. Por supuesto, en lo que a nosotros respecta, también hay aspectos negativos del tabaco mientras se conduce. Dejando a un lado lo molesto de fumar, por ejemplo, para el resto de ocupantes del vehículo que no lo hacen o del olor que deja… existen otros peligros que pueden desencadenar un grave accidente. Por ello, hoy en Blog Autingo hablamos sobre el tabaco en el coche y sus efectos, para que tomes conciencia y evites esta práctica a toda costa.

Según un estudio de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), el 54,2% de los españoles abogan por la restricción del tabaco al volante. Además, tal y como afirma la DGT, en España más del 60% de los accidentes de tráfico se producen por perder el contacto visual con la carretera: encender un cigarrillo es una de estas causas. Por ello, actualmente, el Gobierno está estudiando la posibilidad de prohibir fumar en el coche para evitar posibles riesgos. Una medida que debería adoptarse y aplicarse especialmente cuando viajen niños en el vehículo.

Riesgos de fumar al volante

A continuación, enumeraremos algunos de los riesgos más frecuentes que pueden darse por fumar mientras se conduce.

  • Posible multa: esta, quizás, sea la consecuencia más nimia o superficial de todas. Al fin y al cabo, si está en juego una vida… es preferible una multa a cosas más graves. Pero ¿por qué pueden multarnos si no está prohibido? Pues porque en el Reglamento de Circulación a través del artículo 18.1 se dice que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros…”. Por tanto, habrá agentes que lo pasen por alto y otros que te multen. Además, por lo que sí pueden multarte y quitarte puntos de carné es por tirar la colilla por la ventana tras acabar el cigarrillo, ya que se puede originar un incendio.
  • Disminuye la atención: con el simple hecho de encender un cigarrillo retiramos la vista de la carretera durante 4 segundos, por lo que a una velocidad de 100 km/h recorreríamos unos 120 metros sin atender plenamente a la carretera y al resto de coches. Además de encender el cigarrillo, también hay otras acciones que entrañan riesgos como: conducir con una sola mano, la posible caída de cenizas del cigarrillo, posibles quemaduras que pueden producirse en la tapicería o el conductor y el posible espasmo que esto puede provocar en el conductor.
  • Visibilidad reducida: evidentemente, el humo se puede convertir en un gran riesgo al conducir ya que puede afectar a nuestra visibilidad. Además, aunque se abran las ventanillas, el humo contiene más de 7.000 sustancias que pueden provocar irritabilidad al conductor y/o resto de pasajeros.
  • Fatal para la alergia y para el resto de ocupantes: el humo puede empeorar un estado de alergia o agravar los estornudos o ataques de tos, con las respectivas faltas de atención que esto produce, especialmente al estornudar ya que cerramos los ojos. Además, al fumar en el coche… el resto de ocupantes se convierten en fumadores pasivos ya que el humo se concentra. Por eso, en algunos países europeos y estadounidenses ya se ha prohibido el uso del tabaco cuando se viaje con niños pequeños en el coche.
  • Perjudica el filtro de aire: el filtro de aire de nuestro coche tiene la función de garantizar que el aire circule correctamente y que el aire que entra al habitáculo sea lo más limpio posible. El hecho de fumar en el coche puede perjudicar su funcionalidad y provocar cambios más tempranos.
  • Mal olor: por último, terminamos esta lista con una de las consecuencias menos graves pero que es igualmente desagradable: el olor que se queda en el coche. Si eres fumador habitual en el coche notarás cierto olor al entrar. Lo peor es si compras un coche de segunda mano, por ejemplo, y el anterior propietario fumaba en él. Cuesta eliminar este olor pero no es imposible.

¿Cómo quitar el olor a tabaco del coche?

Por este último motivo, os vamos a hablar sobre cómo deshaceros para siempre de ese olor a tabaco que queda en el coche y que sabemos que no os gusta ni a vosotros ni a vuestros acompañantes. Sigue estos consejos para ello:

  • El primer consejo es no fumar. Pero si por cualquier motivo no puedes o ya hay olor a tabaco, lo ideal es fumar ventilando debidamente el coche.
  • Es muy importante limpiar la tapicería del coche al menos una vez al mes si eres fumador asiduo. Puedes usar productor específicos eliminaolores y, además, poner ambientadores naturales para aromatizar el habitáculo.
  • No dejes que las colillas se acumulen en el cenicero. Vacíalo frecuentemente y límpialo con agua y jabón. Además, puedes utilizar algunos productos que bloqueen el olor al apagar el cigarrillo como arena de gato o granos de lavanda.
  • También existen otros trucos como, por ejemplo, dejar una taza de amoniaco dentro de él durante la noche, mientras está aparcado. El amoniaco absorberá los malos olores del coche.
  • Otro truco es poner granos de café o cáscaras de cítricos ya que son buenos absorbentes de olor.

Todos estos son buenos neutralizadores de olores que, unidos a una correcta limpieza del interior del coche hará que consigas eliminar el olor a tabaco.

No obstante, si todavía no has eliminado de tu rutina el hecho de fumar en el coche… cuanto antes comiences hacerlo mejor. Lo agradecerás tú y lo agradecerá tu coche.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*