Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

La polémica de Madrid Central

La polémica de Madrid Central

Ayer, 1 de julio, se vivió en Madrid el retroceso de una de las medidas más notorias del antiguo gobierno de la capital encabezado por Manuela Carmena: Madrid Central. Con esta medida se restringía el acceso del tráfico a la almendra central de la ciudad de manera considerable. Así pues, se limitaba el acceso a los vehículos privados en función de su etiqueta ambiental de la DGT, por lo que solo podían circular los ECO y los CERO. Los etiquetados como C, vehículos de gasolina con matrícula posterior a 2006 o gasóleo que fueran matriculados con posterioridad a 2014; o como B, vehículos de gasolina matriculados entre el año 2000 y el 2006 y diésel entre 2006 y 2013, solo podían acceder en caso de dirigirse a un aparcamiento público o privado. Por supuesto, los residentes de la zona centro también podían acceder.

Pero ayer, con el nuevo gobierno bajo el mandato del Partido Popular y con Martínez Almeida a la cabeza, se echó atrás la medida y se ha dejado de emitir multas a aquellos que accedieran. Una medida criticada por la Unión Europea que advirtió de posibles sanciones a la capital debido a la alta contaminación que podría producirse en Madrid y por lo que ya abrieron expediente en 2017. No obstante, el gobierno de Madrid se mantiene firme y la pasada semana aprobó la moratoria de multas de la zona de bajas emisiones y hasta el 30 de septiembre (en principio) podrá circular todo tipo de coches.

Los datos de Madrid Central

Cuando en noviembre de 2018 comenzaba a entrar en vigor la medida, el comisario comunitario de Medio Ambiente en Europa, Karmenu Vella, dejaba claro que “la Comisión Europea continuará siguiendo de cerca la aplicación y la eficacia de los calendarios previstos en el paquete de medidas anunciadas por el Reino de España” y que por el momento nuestro país quedaba libre de multa a pesar de seguir incumpliendo los objetivos de calidad del aire, en particular de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión (PM10).

Según Ecologistas en Acción, la contaminación bajó a niveles históricos en mayo en Madrid. Según el informe mensual, en mayo 14 de las 24 estaciones de la capital presentaron los niveles más bajos de polución de los últimos 10 años. Es más, todas las estaciones de medición de la contaminación de Madrid han registrado menores niveles de contaminantes en los primeros meses de 2019 que en el mismo periodo del año pasado. Además, aseguran que no se ha producido el llamado efecto frontera (esto es que al restringir el tráfico en el centro se colapsan los barrios limítrofes) sino que más bien se observa el efecto contrario. Desde Ecologistas en Acción recalcan que a pesar de haber llovido solo un día, la red de tráfico no presentaba un valor medio tan bajo desde 2010: 22 microgramos por metro cúbico de contaminante.

La estación de la Plaza del Carmen, la única en el interior del área limitada al tráfico, es la que ha presentado una mayor reducción: un descenso del 44 % en los niveles de NOx con respecto al año pasado. No obstante, los alrededores de Escuelas Aguirre y Plaza Elíptica, las zonas más problemáticas de la ciudad y que se encuentran fuera de la zona restringida, superan ya el valor límite anual de 40 µg/m3.

Además, según datos municipales el tráfico ha bajado hasta un 24% en la Gran Vía y los niveles de contaminantes como el óxido de nitrógeno o el CO2.

Primeros efectos sin Madrid Central

Ya en el primer día sin Madrid Central se ha notado el aumento del tráfico en toda la almendra central en hora punta. Según datos municipales, en hora punta de la mañana ha crecido un 6,5% el tráfico en la M-30, un 5,2% más de vehículos en la almendra central y un 8,1% en el exterior de esta, comparado con julio de 2018, unas fechas en las que ya debería notarse un descenso del tráfico debido a las vacaciones.

Además, a esto se suma que con la anterior legislatura se realizó una reducción de la calzada en Gran Vía en su remodelación urbana por lo que ahora se cuenta con menos carriles abiertos al tráfico y los atascos pueden ser incluso más graves que años anteriores. Según datos municipales, la Plaza del Carmen de la que hablábamos antes ayer ya superó los niveles de 40 microgramos por metro cúbico, cosa que no había ocurrido en todo el trimestre.

Esto supone un gran retroceso en la búsqueda de una ciudad más sostenible siguiendo el camino de otras como Berlín o Londres. Algo que perjudica notablemente a todos los ciudadanos, ya que se producen 800.000 muertes anuales en Europa debido a la contaminación ambiental. En nuestras redes sociales, más del 90% de los seguidores se posicionaron a favor de Madrid Central. ¿Y tú? Cuéntanos, ¿estás a favor o en contra de Madrid Central? ¿Mantendrías la medida o la revisarías?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*