Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Qué es el renting de vehículos?

¿Qué es el renting de vehículos?

Si una cosa es segura en la época en la que vivimos es que cada vez más surgen nuevas formas de «propiedades», nuevas formas de viajar, nuevas formas de trabajar… Con el paso de los años se han establecido en nuestras vidas términos como, por ejemplo, carsharing o coworking, dos términos que tienen como objetivo formar una comunidad. En el caso del carsharing, compartir vehículo con otras personas que realicen el mismo trayecto que tú tiene grandes beneficios para el medio ambiente y, además, ayuda a entablar nuevas relaciones. Por otro lado, el coworking aglutina a un grupo de empresas en un mismo espacio en el que se trabaja y se paga de manera comunitaria el alquiler y los gastos comunes; una opción muy a considerar para empresas pequeñas o start ups que están empezando. Dentro de esta vorágine de términos, en los últimos años está retumbando mucho otro: el renting de coches. ¿Te suena? Puede que lo hayas escuchado alguna vez.

Pero bien, ¿sabes en qué consiste el renting?, ¿sabes para qué sirve?, ¿sabes qué diferencia hay entre un leasing o un renting? Hoy en Blog Autingo queremos centrarnos, precisamente, en este término, en el renting y conocer los entresijos que esconde. Si te interesa este tema… ¡sigue leyendo!

¿Qué es el renting de vehículos?

El renting es un alquiler de vehículos que se puede contratar en distintas modalidades y en el que se paga una cuota fija mensual que incluye los costes de mantenimiento y los servicios necesarios. Es decir, simplemente pagas un alquiler a medio o largo plazo del coche (por lo general entre 36 o 48 meses) pero sin llegar a comprarlo, por lo que el vehículo sigue perteneciendo a la empresa de renting.

El renting, además del alquiler, incluye estos servicios complementarios:

  • El uso del vehículo.
  • Su mantenimiento, cambio de neumáticos, revisiones y reparaciones.
  • El seguro del vehículo.
  • La asistencia en carretera y casco urbano.
  • El pago de impuestos

Así pues, para gozar de todo esto debes pagar la cuota fija mensual que se estime para el automóvil que hayas elegido. La principal ventaja es que conoces cuál es la cantidad mensual que gastarás en el coche, ya que es un precio fijo puesto que las reparaciones o averías que pudieran surgir en el día a día serían asumidas por la empresa.

Por lo general, los seguros para las flotas de renting están destinados a vehículos de cualquier clase que precisen de un seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria. Y en las opciones que se pueden barajar a la hora de contratar el seguro se encuentran: la contratación del seguro en distintas modalidades (a todo riesgo, con y sin franquicia, a terceros, robo, incendio…); o asistencia en carretera nacional o internacional desde el kilómetro cero o a partir de unos kilómetros a determinar. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de contratar un renting para saber qué te cubre y qué no el seguro del coche que alquiles.

Por supuesto, hay determinadas cosas que el renting no incluyen, como es: los repostajes o la limpieza periódica del vehículo; las posibles multas de tráfico que reciba el usuario, que tendrá que asumirlas él mismo; o las reparaciones de daños que se originen por un mal uso del coche o los que provengan de una negligencia por parte del conductor del vehículo.

A la hora de firmar el contrato de renting se establecerán una serie de cláusulas específicas según las necesidades del cliente, además de algunas comunes como son: el compromiso a no subarrendar el coche; a que no lo usen más conductores que los autorizados; o realizar las labores de mantenimiento según el plan establecido por el fabricante.

¿En qué se diferencia del leasing?

Puede que mientras estés leyendo esto también te venga a la cabeza el término leasing, ¿verdad? Pues bien, os contamos la diferencia entre ambos términos. En el leasing la entidad financiera adquiere el coche en cuestión y se lo alquila a cambio de unas cuotas mensuales fijas o variables durante la vida útil del vehículo, sin incluir los gastos que origine el coche, como el seguro, los impuestos, las revisiones y mantenimientos, la reparación de averías… Esta es la principal diferencia con el renting ya que en esta modalidad sí incluye todo lo mencionado anteriormente. Además, el leasing abarca toda la vida útil del coche mientras que el renting abarca un periodo que, normalmente, no supera los cinco años y una vez superado ese contrato se puede cambiar de vehículo firmando un nuevo contrato.

¿Qué ventajas y desventajas tiene el renting?

Existen determinas ventajas y desventajas que cada cliente debe valorar para decidirse por este tiempo alquiler. Comenzamos comentando algunas de las ventajas:

  • No te tienes que ocupar de la gestión del seguro y este tipo de burocracias que, en ocasiones, son bastante tediosas.
  • Como hemos comentado antes, no tienes que hacerte cargo de los importes de las reparaciones, mantenimientos o cambios de neumáticos ya que esto lo hace la empresa arrendadora.
  • Por lo general, se ofrecen beneficios exclusivos por parte de la compañía de renting como tarjetas de combustible, asistencia en carretera 24/7, menos espera en los talleres concertados…
  • Tienes la posibilidad de cambiar (y estrenar) coche una vez se haya superado el plazo del contrato.
  • O si lo prefieres, puedes revalidar el contrato vigente y continuar con el mismo coche ajustando las cuotas en función del precio que en ese momento tenga el vehículo.
  • Tendrás vehículo de sustitución en caso de que la reparación de una avería se alargue más de lo habitual.

Pero, como siempre pasa, también hay una serie de desventajas a tener en cuenta:

  • El coche no es de tu propiedad, pertenece en todo momento a la empresa con la que hayas firmado el contrato.
  • No puedes cancelar el contrato de manera anticipada. En caso de hacerlo tendrás que abonar una penalización por cancelación en función del tiempo restante de contrato.
  • No puedes modificar el coche. En caso de querer hacer alguna modificación como cambiar el equipo de sonido o tintar los cristales deberás pedir la autorización a la compañía. Si esta lo acepta… el cambio correrá a tu cargo.
  • Las reparaciones que necesite el coche sólo podrás hacerlas en los talleres que te indique la compañía de renting.
  • Si sobrepasas el número de kilómetros recorridos establecidos al año, tendrás que hacer frente a una penalización. Aunque si no los alcanzas, recibirás una bonificación.

Lo que está claro es que esta es una opción cada vez más válida y que ayuda a muchas personas a acceder al vehículo que quiere. ¿Tú te plantearías adquirir un coche por renting? ¡Cuéntanos! 

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*