Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Cómo lavar el coche en verano?

¿Cómo lavar el coche en verano?

Nos encanta viajar. Nos encanta coger el coche y escaparnos a la playa en este época del año. Hay también quienes tienen una autocaravana o una furgoneta en la que duermen a “orillas” del mar y no tienen ni que desplazarse para darse un chapuzón. Sea como sea, es una gozada, ¿verdad? Pero como en muchas situaciones… siempre hay alguna contra que hay que atender. Por ejemplo, viajar a la playa, hospedarse en un sitio cerca del mar o directamente dormir cerca… hace que el vehículo se cubra de arena y salitre que puede llegar a dañar la carrocería si no se retira como es debido.

Por ello, hoy en Blog Autingo queremos contarte cómo deberías limpiar el coche en verano o en cualquier época del año para que siempre esté reluciente y parezca recién salido del concesionario. ¿Preparado?

¿Por qué es importante lavar el coche periódicamente?

La suciedad que puede coger tu coche día tras día afecta a su estado, aunque no lo creas. Los escrementos de aves, restos de insectos, la resina, las manchas de alquitrán, el barro, etc. pasan factura y hay que eliminarlos cuanto antes por dos razones: por un lado, cuanto antes limpies esto más fácil te será “despegarlo” de la chapa; por otro, así evitarás que estas manchas se adhieran y terminen levantando la pintura. Por ello, debes lavarlo de manera frecuente, sobre todo si duerme en la calle. Por nuestra parte, recomendamos que si lo utilizas a diario lo ideal sería que lo lavaras todas las semanas; pero si lo utilices de vez en cuando únicamente, podrás lavarlo una vez al mes únicamente. No obstante, deberás prestar atención a su estado y valorar si necesita un lavado o no. Ahora te contamos cómo limpiar las distintas partes del coche.

  • El exterior

Para hacer una limpieza en profundidad lo ideal es que dispongas de una zona en la que puedas lavarlo tú mismo, con todo el tiempo del mundo. Cabe destacar que debes hacerlo a la sombra y con la carrocería del coche fría. Por tanto, hazte con una manguera, un cubo de agua, esponja y gel especial para lavar el coche. Para comenzar deberás verter gran cantidad de agua sobre el coche para que el polvo vaya escurriéndose por sí solo. Tras esto, aplica el jabón de manera uniforme por todo el vehículo con la esponja y haciendo especial hincapié en las zonas en las que más suciedad se haya acumulado. Una vez hecho esto, deberás aclarar con abundante agua, y posiblemente debas hacerlo más de una vez hasta retirar por completo el jabón. Además, con la manguera debemos esmerarnos en los bajos del coche ya que suelen acumular mucha suciedad debido a su cercanía a la carretera.

Una vez hayas lavado el coche, será muy importante que lo seques como dios manda para que no queden resto de gotas. Lo óptimo es hacerse con una gamuza de cuero o una espátula de silicona para pasar por cada zona del coche y retirar el agua. Tras esto, con pasarle una bayeta para avivar el brillo, bastará.

Ahora bien, ¿y las lunas? Para garantizar la visibilidad y evitar reflejos incómodos debemos limpiarlos con un limpiacristales y una gamuza de algodón que no deje pelusas. Aunque existen productos específicos para limpiar las lunas, puedes servirte del limpiacristales normal que uses en casa. Además de las lunas, también hay que limpiar las escobillas de los limpiaparabrisas para que no arrastren el polvo y la suciedad posteriormente. Lo ideal para esto es limpiar el canto de goma con agua y detergente.

En cuanto a las llantas, aunque a veces cueste o dé más pereza limpiar esta parte del coche, es muy fácil dejarlas limpias. Con el mismo jabón de la carrocería y un cepillo específico para limpiar las llantas se debe aplicar en las llantas tras aplicarle agua a presión con la manguera. Por último, el encerado del coche es muy recomendable para proteger la pintura durante más tiempo aunque sí es cierto que hacerlo a mano puede ser demasiado tedioso. Nosotros recomendamos que de vez en cuando acudas a un profesional para ello.

  • El interior

Por dentro es bastante más fácil mantener limpio el coche. Lo más óptimo es que utilices bayeta de microfibra y jabón que tengas por casa o hacerte con algún producto específico para tapicería que se adecue a tu coche. Para empezar humedece la bayeta para quitar el polvo del salpicadero, paneles, consola de control, etc. Tras esto, mete la bayeta en jabón y, una vez escurrida, pásala por todas las partes plásticas, de madera y metálicas. Después, acláralo con otra bayeta húmeda. Para limpiar las salidas del aire lo mejor es hacer con unos palillos que en su extremo llevan un trozo de esponja o, incluso, con bastoncillos de oídos puedes hacerlo. Para limpiar las lunas, con una bayeta de algodón y el mismo limpiacristales de antes, te bastará.

Para la tapicería lo mejor es aspirar (para lo que posiblemente tengas que acudir a un centro de autolavado) todas las partes y haciendo hincapié a las de difícil acceso sin el aspirador. Con este también habrá que pasar también por las alfombrillas. Además, para la tapicería también puedes hacerte con algún producto específico y con un cepillo pasarlo por toda ella.

Todos estos consejos se intensifican en verano, que deberías lavarlo una vez por semana para eliminar el salitre de manera adecuada. El último consejos es que mantengas el coche lo más limpio posible en tu día a día y te costará menos cuando tengas que hacerlo de verdad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*