Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

La contaminación: enemigo silencioso

La contaminación: enemigo silencioso

La contaminación es una de las peores lacras que estamos viviendo en el siglo XXI y que marcará, con total seguridad, la próxima década. Es uno de los principales causantes del cambio climático que cada vez es más evidente y que entre todos estamos acuciando. Actualmente, la contaminación ambiental está causando 800.000 muertes prematuras en la Unión Europea, el doble de lo que se había estimado por la Agencia Europea del Medioambiente, y que se traduce en 2,2 años menos de esperanza de vida. Además, si hablamos de cifras globales, el número es mucho más dramático: 8,8 millones de personas en todo el mundo, en comparación con los 4,5 millones que había calculado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque es un enemigo silencioso, lo cierto es que esto causa más muerte prematuras al año que el propio tabaco. La exposición crónica a las partículas finas tienen un impacto en la función vascular y pueden terminar provocando inflamación y estrés oxidativo, infarto de miocardio, hipertensión arterial, aterosclerosis o diabetes. Pero la pregunta es, ¿hay manera de no estar expuesto a esta contaminación? En Europa es prácticamente imposible, más aún si vives en grandes ciudades por los que circulan un gran número de vehículos diesel o gasolina que emiten una gran cantidad de gases contaminantes. Solo en España mueren cerca de 100.000 personas al año por este motivo, algo que se debe erradicar de manera inmediata y que es la más graves de las consecuencias de la alta contaminación debido al tráfico. Otra de las consecuencias es la multa que la Comisión Europea ha interpuesto contra nuestro país.

En 2015, la Comisión Europea abrió un expediente de infracción a España por sobrepasar de manera continuada los límites de emisiones. En 2018 se concedió una moratoria que paralizaba la posible multa. Ahora, en julio, la CE ha finalizado dicha moratoria y llevará a España ante el Tribunal Europeo de Justicia debido a la alta contaminación en nuestro país, más concretamente en Madrid y Barcelona. Por tanto, España se enfrentará a una multa que parte de los 6,5 millones de euros y que podría ascender, incluso, hasta los 500 millones debido a las medidas insuficientes para ceñirse al límite permitido fijado en Bruselas. Esta multa inminente puede haberse visto alentada por el intento de supresión de Madrid Central, medida que había logrado reducir en más de un 40% la contaminación en la almendra central. Esto puso en el foco europeo a nuestro país y la Comisión Europea decidió revisar el expediente.

Pero ¿cuál es el límite? Tal y como aprobó la Unión Europea, las emisiones de NO₂ medias no deben exceder al año de 40 µg/m³. Algo que en España se ha sobrepasado de manera sistemática: en 2018, en Madrid la media anual de dióxido de nitrógeno es de 55 µg/m³, en Barcelona del 54 µg/m³ y en Granada del 46 µg/m³, por poner algunos ejemplos.

¿Qué medidas se han de tomar contra la contaminación?

Así pues, la Comisión Europea considera insuficientes las medidas que se han tomado hasta ahora en los principales focos de atención: Madrid y Barcelona.

En Madrid primeramente se estableció el protocolo anticontaminación que, al sobrepasarse los límites, restringía el acceso al tráfico según escenario (un total de 4) y por matrícula a la zona acotada por la M-30. Después vendría la restricción por etiqueta medioambiental y ampliando el número de escenarios (de 4 a 5). Tras esto, llega Madrid Central que restringe el tráfico en el distrito centro (472 hectáreas) a todos los vehículos cuyas etiquetas no sean Cero o Eco, salvo excepciones. Esta medida, efectiva según los datos, quizás ha llegado demasiado tarde.

En Barcelona se cuenta con un protocolo por alta contaminación que al activarse abarca la Zona de Bajas Emisiones del Área Metropolitana y que restringe el acceso a vehículos sin distintivo medioambiental en este área de lunes a viernes entre las 7 y las 20 horas. No obstante, a partir de 2020, la restricción será permanente.

¿Y qué medidas vienen? En febrero se aprobó el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático, con el que a partir de 2040 quedará prohibida la venta de cualquier vehículo que no sea de cero emisiones, por lo que no se podrán vender modelos de combustión ni híbridos. También, con el objetivo de facilitar el uso de vehículos eléctricos, el Gobierno creará una plataforma de información sobre puntos de recarga para garantizar la existencia de estas en las zonas de mayor demanda. Además, se obligará a los municipios de más de 50.000 habitantes a instaurar zonas de bajas emisiones antes de 2023.

Además, nosotros como ciudadanos debemos contribuir también a esto y reducir al máximo las emisiones utilizando vehículos respetuosos con el medio ambiente, hacer uso del carsharing para reducir el número de vehículos en el que viaja una sola persona y acudir al centro de las ciudades haciendo uso del transporte público en la medida de lo posible.
El futuro de nuestras ciudades y de nuestro mundo está en nuestras manos.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*