Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Qué ocurre si los amortiguadores están desgastados?

¿Qué ocurre si los amortiguadores están desgastados?

Cuando conducimos nuestro coche, quizás, no somos conscientes del número de mecanismos y piezas que se accionan con cada movimiento nuestro y con cada “orden” que damos al vehículo. Lo cierto es que todo forma parte de un gran engranaje en el que todo debe estar en perfecto estado para que no haya un “efecto dominó” y una avería desemboque en otra, etc. En Autingo somos conscientes de esto y por eso ofrecemos las mejores y más rápidas soluciones para que tu coche no tenga ningún problema. Contratando cita con nosotros podrás elegir entre una gran selección de Talleres Recomendados para tener la seguridad de que está en buenas manos. Y hablando de seguridad, unos de los elementos fundamentales para la seguridad del coche son los amortiguadores. Estos forman parte del sistema de suspensión controlando los movimientos para convertir la energía cinética en térmica y se encuentran entre el chasis y las ruedas del coche.

Las principales funciones de los amortiguadores son controlar las oscilaciones de la suspensión para mantener la adherencia a la carretera, mejorar la estabilidad en las curvas, la reducción de las distancia de frenado y hacer de la marcha atrás un movimiento más confortable al absorber las irregularidades del terreno. No obstante, hay que mantener los amortiguadores en su correcto estado ya que si está demasiado rígido se reduce el confort y si está demasiado blando podemos perder el control del coche. A lo que hay que prestar especial atención siempre es a su desgaste, ya que puede afectar al vehículo más de lo que creemos.

El riesgo de los amortiguadores desgastados

Uno de cada siete coches tiene, al menos, un amortiguador defectuoso. En los vehículos con amortiguadores desgastados o defectuosos, o con un chasis ajustable electrónicamente, se presentan varios riesgos a la vez: la distancia de frenado se alarga porque el contacto del vehículo con la carretera ya no está asegurado de manera óptima. Muchos sistemas electrónicos de asistencia al conductor avanzados, como el programa electrónico de estabilidad ESP, ABS o control de tracción, requieren un buen contacto del vehículo con la carretera para desplegar al completo su potencial. Eso significa que, cuantos más sistemas de seguridad electrónicos estén instalados en el vehículo, más importante es el rendimiento pleno de los amortiguadores.

Cabe destacar que el tener una distancia de frenado mayor entraña riesgos tanto para uno mismo como para el resto de conductores. Los amortiguadores defectuosos reducen la potencia de frenado por una tracción insuficiente. Así pues, la distancia de frenado aumenta hasta en un 20%, dependiendo de factores como la velocidad o el pavimento. Esto se traduce en hasta 6 metros a una velocidad de 80 km/h.

Por tanto, si los amortiguadores no evitan el cabeceo y la vibración de la carrocería del vehículo, es más difícil controlar el vehículo mientras se llevan a cabo maniobras de evasión durante la conducción. Además, su rendimiento en las curvas se vuelve inestable y también se vuelven más propensos al aquaplanning. Además, como decíamos antes, al tratarse de un engranaje unido, el desgaste de los amortiguadores impacta de manera negativa también en los neumáticos o componentes del chasis como rótulas de barras de acoplamiento o dispositivos de dirección. ¿Un truco para saber si debes cambiar los amortiguadores? Una fuga de aceite es un claro indicador de esto.

¿Cuáles son las causas de esta fuga de aceite?

La mejor manera de comprobar si hay fuga de aceite es palpando el amortiguador con los dedos secos: si permanecen secos, el amortiguador no tiene fuga. Pero si notas restos de aceite en los dedos, puede ser por diversas causas:

  • Residuos de niebla de aceite en los amortiguadores 

Esto es porque el vástago de pistón transporta una cantidad muy pequeña de aceite desde el cilindro de trabajo para lubricar la junta cada vez que se conduce. Por tanto, si el amortiguador estaba completamente seco, los residuos de esta niebla de aceite serán visibles.

  • Muestran huellas claras de aceite

También puede darse que las juntas del vástago del pistón estén desgastadas debido a: un uso prolongado; exigencias de uso intensas; arena o suciedad de la carretera. Esto originará una pérdida de aceite y, por tanto, menor fuerza de amortiguación.

  •  Restos del sellador de los bajos de la carrocería en los amortiguadores

Puede ocurrir que el sellador de los bajos de la carrocería o la cera para prevenir la corrosión se acumule en los amortiguadores. Esto puede originar fugas de aceite y que el calor se disipe de manera más lenta. Estas sustancias no son propias de los amortiguadores, por lo que debe quitarlas.

  • El revestimiento de cromo del vástago de pistón está desgastado

Esto puede darse debido a una deformación considerable del amortiguador durante el montaje o a los puntos de fijación mal alineados. Si esto ocurre se originará el desgaste de la junta y de la guía del vástago del pistón, que conduce a una pérdida de aceite y a un rendimiento reducido.

  • Vástago de pistón dañado

Por último, otra de las causas es que el vástago de pistón se sujetara con tenazas durante el montaje, lo que dañó su superficie. Así pues, una superficie rugosa del vástago de pistón hace que la junta se desgarre, lo que provoca una pérdida de aceite y un rendimiento reducido.

No obstante, aunque sepas que los amortiguadores de tu coche tienen algún defecto y sepas detectarlo, lo mejor es que te asegures de ello asistiendo a un taller y con la ayuda de profesionales.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*