Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Alineación de la suspensión de cuatro eslabones

Alineación de la suspensión de cuatro eslabones

Como siempre te decimos, el estado de nuestro coche es fundamental para nuestro día a día, para nuestra seguridad y para la seguridad de nuestro coche. Por eso, al igual que nosotros acudimos de manera regular al médico a hacernos nuestros chequeos anuales… también debes hacer lo mismo con tu coche, especialmente si lo utilizas todos los días y viajas habitualmente con él. Según un estudio que realizó Conforauto, en 2018 eran 1 de cada 5 coches los que conducían con los neumáticos en mal estado. Esto se traduce en que estos coches pueden sufrir daños graves en la suspensión en la carretera y provocar un accidente poniendo en riesgo la vida del resto de conductores. De hecho, durante 2018, en los accidentes con víctimas en carretera el 54,7% de vehículos presentaban defectos en su estado en el momento del accidente. 

Para evitar esto, lo más adecuado es acudir al taller y pedir una revisión general de tu coche. Con Autingo, en pocos clics puedes pedir tu cita en el taller que mejor te venga, concretar el día y la hora, y saber el precio cerrado del mantenimiento o la reparación que realices. En menos de cinco minutos tendrás la seguridad de que un mecánico de confianza revisará tu coche y velará por tu seguridad.

En Blog Autingo siempre nos preocupamos tanto por ti como por tu coche, y si eres de los que le encanta conocer los entresijos de su vehículo, hoy te hablaremos de la alineación de las ruedas en suspensiones de cuatro eslabones. Are u ready?

La suspensión de cuatro eslabones

Existen muchos vehículos equipados con suspensiones de cuatro eslabones, como por ejemplo los del Grupo Volkswagen, los Audi A4, A6, A8, el Skoda Superb o el Seat Exeo. Esta suspensión se trata de ejes de doble brazo que, gracias al nivel de eslabón separado, mejoran notablemente las propiedades de conducción. Si se sustituyen los componentes o incluso se sueltan, la curva de convergencia también debe medirse y, en caso necesario, ajustarse. La característica más importante de la suspensión de cuatro eslabones es la colocación más alta del mecanismo de dirección con barras de acoplamiento muy cortas. Así si la suspensión de las ruedas se comprime al frenar o rebota al acelerar, la pista cambia dependiendo de la trayectoria de compresión o rebote. Los valores de pista resultantes se conocen como curva de convergencia.

Si se ajusta correctamente, la convergencia se incrementa durante el rebote, es decir, al acelerar, lo cual estabiliza el vehículo. Al frenar, la convergencia se incrementa y se soporta el rendimiento de frenado. No obstante, si esta curva de convergencia está mal ajustada, el coche sale disparado en la aceleración y sería inestable; en la frenada el vehículo tiraría hacia un lado a pesar de frenar correctamente.

¿Cuándo comprobar la curva de convergencia?

Existen diversos momentos en los que hay que revisar la curva de convergencia para corroborar que está bien ajustada o para hacer los cambios necesarios:

  • Si las piezas del eje o la carrocería se han dañado en un accidente.
  • Si se presenta una queja sobre el tirón de la dirección al pasar por encima de baches o al frenar.
  • Si se retiran e instalan componentes del eje delantero, como la caja de cojinetes de la rueda, el engranaje de dirección, el soporte del eje, la barra de dirección…
  • Si se sueltan los brazos de control o la barra de dirección.

¿Cómo realizar esta verificación de manera segura?

Lo más normal es que esto se realice en un taller especializado, pero en Blog Autingo te contamos los pasos que siguen. El eje delantero debe levantarse, para ello se necesita el distanciómetro V.A.G 1925 para el chasis y los adaptadores V.A.G 1925/1 a /6 según el vehículo y la plataforma elevadora. Para ello, hay que seguir los siguientes pasos:

  • Desenroscar el husillo de rosca: los dos husillos de rosca están desenroscados de tal manera que están en contacto con los tornillos frontales del soporte del eje.
  • Levantar el vehículo con un elevador de eje: el elevador de eje se coloca ahora en el punto de elevación delantero y el vehículo se eleva unos 60 milímetros. A continuación, el cilindro es expulsado del husillo roscado y hay que asegurarse de que los pernos de sujeción se encuentren en el lugar correcto y en una posición segura.
  • Ajustar el valor nominal: para realizar el ajuste, afloje el tornillo de apriete de la medida 16, desenrosque el tornillo de ajuste cuatro milímetros y empuje la unión de la barra de dirección hacia abajo hasta el tope. A continuación, enrosque el tornillo de ajuste hasta alcanzar el valor nominal. Después de apretar el tornillo de apriete a 45 Nm, vuelva a comprobar el valor y apriete el tornillo de ajuste a 7 Nm.
  • Comprobar la curva de convergencia: el vehículo se puede bajar de nuevo y el husillo roscado se puede rebajar. El indicador de alineamiento de las ruedas vuelve a comprobar la curva de convergencia. Si los valores medidos durante la segunda comprobación están dentro de la tolerancia del valor de control, el ajuste es correcto. Si los valores medidos están fuera del valor de control, es necesario volver a ajustar la posición B2 (+60 mm).

Como hemos comentado, es muy importante que la curva de convergencia esté alineada correctamente para asegurar la estabilidad y la seguridad del vehículo. Por eso, si dudas de que puede estar teniendo problema, lo más importante es que acudas al taller sin demorarlo. Y a seguir disfrutando de los kilómetros. 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*