Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Por qué no calienta la calefacción de mi coche?

¿Por qué no calienta la calefacción de mi coche?

Noviembre ha llegado y el frío comienza a apretar de verdad. «El frío llega, me subo al coche para ir a trabajar por la mañana, pongo la calefacción y… ¡oh! sorpresa, la calefacción de mi coche no funciona, ¿por qué?» Si te suena esta situación es porque tú también la has vivido y sabes lo mucho que frustra intentar activar el aire caliente en tu coche para hacer el viaje más agradable y no recibir mas que aire frío. La situación es muy recurrente para muchos cuando termina el verano o empieza el invierno, que de repente encuentran que el termostato de su coche no está en buenas condiciones.

Para evitar estas incómodas situaciones lo ideal es que realices una revisión a tu coche cuando finalice el verano para prepararlo y adecuarlo a nuevas temperaturas. También es adecuado que, si hace tiempo no lo haces, hagas una revisión específica del sistema y cambiar las piezas que necesites como, por ejemplo, el termostatoSeguramente, tengas algunas dudas respecto a la calefacción del coche como por ejemplo su funcionamiento o cuánto combustible consume la calefacción. Por ello, hoy en Blog Autingo intentamos resolverte todas estas preguntas.

¿Cómo funciona la calefacción del coche?

Lo fundamental es que sepas que los sistemas de calefacción de los coches aprovechan el calor generado por el propio funcionamiento del motor para calentar el interior. Por tanto, es el radiador el encargado de que el exceso de temperatura se aproveche para calentar el habitáculo. Cabe destacar que existen tres sistemas de calefacción distintos:

  • Mecánicos: son los más antiguos y funcionan con un radiador pequeño montado detrás del tablero de instrumentos que se conecta a su vez a través de dos manguitos al sistema de refrigeración del motor. En este sistema podemos modular la velocidad del flujo de aire mientras que la temperatura siempre es la misma y, por supuesto, cerrar o abrir las toberas y elegir su orientación.
  • Automáticos: son los más modernos. La forma de obtener el calor y su funcionamiento es parecido al de los sistemas antiguos, pero con una diferencia: todas las acciones se realizan de manera automática seleccionando tan solo la temperatura que deseamos. Un módulo electrónico controlado por microprocesador verifica la temperatura interior y exterior y, en función de ellas, adapta los elementos para conseguir la solicitada.
  • Eléctricos: muchos de estos sistemas utilizan calefactores eléctricos para obtener calor de manera rápida sin necesidad de esperar a que el motor se caliente.

¿Por qué la calefacción de mi coche no calienta?

Si este es uno de tus problemas, que la calefacción de tu coche no calienta y sale constantemente aire frío puede ser por varios motivos. No obstante, cabe destacar que según el modelo de coche hay algunos que tardan más que otros en calentarse por lo que te recomendamos que esperes un tiempo prudencial antes de desesperarte. Pero si después de un rato el problema persiste, puede ser por lo siguiente:

  • Falta de líquido refrigerante en el circuito: si tienes una pérdida de refrigerante la primera parte que se queda sin él es el radiador, por tanto no saldrá aire caliente y deberás llevarlo al taller para revisar este aspecto.
  • Fallos habituales en otros elementos: las causas más frecuentes son fallos en el termostato, fallo en la bomba de agua eléctrica o taponamiento interno de algún manguito de agua o electroválvula.
  • Fallo de otro componente: puede también que no sea fallo del sistema de calefacción sino que algún componente del motor sea el que impide alcanzar la temperatura adecuada.

Descargar ebook Autingo

¿Usar la calefacción del coche consume combustible?

Esta será, probablemente, una de las preguntas más recurrentes. A menudo se duda de si usar la calefacción del coche consume combustible o no. La respuesta es clara: no. Al menos, no demasiada. ¿Por qué? Porque como ya hemos comentado, el encargado de generar ese calor es el motor y se aprovecha para el habitáculo. Lo que sí se necesita es energía eléctrica para que gire el ventilador (que hace pasar el aire al interior). Esta energía viene dada por la batería que es cargada por el alternador y esto supone un gasto mínimo de combustible.

Consejos para usar bien y mantener la calefacción del coche

Por último, te damos una serie de consejos para usar de manera correcta y mantener en buen estado la calefacción del coche:

  • Ten paciencia: es fundamental esperar un poco y no encender la calefacción al mismo subir al vehículo. Si la activas antes de que el motor se caliente, saldrá aire frío y no conseguirás calentar el habitáculo antes.
  • Distribuye el aire hacia los pies: si eliges la opción de distribuir el aire caliente hacia los pies y al parabrisas al mismo tiempo asegurarás una temperatura agradable y evitarás que el parabrisas se te empañe.
  • Vigila el líquido refrigerante: este paso es fundamental, debes con frecuencia vigilar los niveles de líquido refrigerante y utilizar uno que cumpla con las especificaciones que describe el fabricante del coche. También debes revisar que las mangueras que transportan el refrigerante hacia el radiador están en buenas condiciones.
  • Mantenimiento durante todo el año: para mantener el sistema durante todo el año es recomendable que de manera regular durante el invierno actives el aire acondicionado por unos minutos; y en verano activar la calefacción de vez en cuando. Así, evitarás que se averíen por falta de uso. 

Ahora que ya conoces todo lo necesario sobre la calefacción del coche, no tienes excusa para pasar frío en los trayectos. ¡Olvida el mito de que gasta combustible y viaja de manera calentita sin miedos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*