Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

¿Cuándo tengo que pagar el impuesto de circulación?

¿Cuándo tengo que pagar el impuesto de circulación?

Cuando compramos un coche no basta con abonar la cuantía económica de este. Hay que realizar muchos otros trámites como darlo de alta en tráfico o realizar el cambio de titular en caso de ser de segunda mano. Otro de los trámites obligatorio que hay que hacer, sea nuevo o de segunda mano, es hacerse cargo del impuesto de circulación. En Autingo nos preocupamos por tu coche pero también nos preocupamos por ti, por tu seguridad y por que cumplas con todas tus obligaciones como conductor. Por ello, hoy en Blog Autingo te contamos todo lo que debes saber sobre el impuesto de circulación.

¿Qué es el impuesto de circulación?

El impuesto de circulación está presente durante toda la vida útil del automóvil y se trata de un tributo municipal directo sobre la titularidad de los vehículos de tracción mecánica aptos para la circulación por la vía pública, es decir, aquellos que se encuentran matriculados en un registro oficial como la DGT. La clave de este impuesto es que se abona de manera anual, ya que su vigencia transcurre desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, por lo que el pago deberá realizarse a partir del 1 de enero de cada año. 

¿Quién debe pagar el impuesto de circulación?

El impuesto de circulación deben pagarlo de manera anual todos los propietarios de los vehículos que están matriculados, en condiciones de circular y dados de alta, aunque su permiso sea temporal; con independencia de su clase y categoría. Además, al ser de carácter municipal, dependerá del Ayuntamiento donde esté empadronado el titular; cambiando así la cantidad a pagar y la fecha de pago en función de la localidad.

Además, como es de esperar, la nueva regulación favorece a los vehículos menos contaminantes ya sea híbrido o eléctrico. Así pues, estos mantienen una tarifa en función de la potencia y establecen una bonificación del impuesto para dichos vehículos. Cabe destacar que esta bonificación debe solicitarse al Ayuntamiento correspondiente ya que no se aplica de manera directa. El pago de este impuesto debe realizarlo el propietario del vehículo, ya sea persona física o jurídica, que aparezca en el Permiso de Circulación.

Cabe destacar que si tu coche lo has comprado de segunda mano, el encargado de abonar el impuesto de circulación debe ser el que haya sido su propietario el primer día del año en curso, teniendo validez hasta el último día del año. Por tanto, el vendedor del vehículo debe entregar al comprador el justificante correspondiente del pago.

¿Qué pasa si no pago el impuesto de circulación?

Los propietarios que no abonen el impuesto de circulación recibirán sendas notificaciones a la vez que van acumulando una deuda con el ayuntamiento. Si no se hace caso a las reclamaciones locales, será Hacienda la que reclamará el pago e incluso podrían iniciar un procedimiento de embargo para cobrar la deuda.

Por este motivo, es importante que si compras un coche de segunda mano, te cerciores de que el vehículo se encuentra al día de pago en los impuestos de circulación para evitar problemas futuros.

Si además de mantener al día los pagos de tu vehículo también necesitas llevar el coche al taller a realizar un mantenimiento en condiciones, no olvides pedir tu cita en Autingo y conocerás el precio cerrado al instante.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*