Contáctanos en [email protected] o 91 761 38 25

Correa de distribución: ¿cómo cambiarla?

Correa de distribución: ¿cómo cambiarla?

Como ya sabes el mantenimiento es una de las cosas más importantes que debes realizar cuando eres propietario de un coche. Para alargar su vida útil y visitar el taller lo menos posible, deberías realizar de manera periódica y cuando corresponda los mantenimiento oficiales en los que se revisan elementos fundamentales como el motor, la correa de distribución, la suspensión, los filtros y líquidos, etc. Si no prestamos suficiente atención al cuidado de nuestro coche puede salir muy caro y, además de poner en riesgo nuestra vida, costarnos un ojo de la cara.

Hoy hablamos de uno de los elementos más caros de reparar: la correa de distribución. Además, también es una de las piezas fundamentales para el buen funcionamiento del coche, así que préstale mucha atención porque si se rompe… no te va a gustar. Te recordamos, que en Autingo puedes reservar la cita para reparar tu coche o hacer el mantenimiento oportuno en el taller que elijas. Te damos el precio cerrado al instante, para que no se produzcan sustos posteriores y, si quieres, nos encargamos nosotros de llevar el coche al taller con el servicio de Recogida y Entrega. Además, si en plena cuesta de enero no te viene bien pagar la intervención… no te preocupes porque contamos con posibilidad de financiación para hacer este inicio de 2020 más llevadero.

¿Cuál es la función de la correa de distribución?

La correa de distribución es la que asegura la sincronización del vehículo. Esta tiene muescas y es impulsada por el piñón del cigüeñal, que a su vez impulsa la polea del árbol de levas, la polea de la bomba de inyección y la bomba de agua para la mayoría de los motores. Esta pieza es una de las más sencillas del vehículo, ya que consiste únicamente en una correa neumática pero que, a su vez, es también sensible ya que con un mantenimiento incorrecto podría romperse.

¿Qué pasa si se rompe la correa de distribución?

Cuando la correa de distribución se rompe se para bruscamente el motor y se produce una rotura de la parte superior del mismo, ya que los pistones tocan las válvulas, por lo que éstas se deforman viéndose también afectados el árbol de levas, los pistones, las bielas y otras piezas y componentes. Para que un sistema de distribución funcione de forma adecuada tiene que producirse una sincronización entre distintos elementos como los árboles de levas, los piñones, las válvulas, los pistones y las válvulas, al estar todo el sistema interconectado es primordial que todas las piezas estén en estado óptimo para evitar complicaciones.

Tipos de distribución

Debes saber que existen 3 tipos de distribución, una vez sepas esto sabrás identificar cuál lleva tu coche:

  • Por engranajes: actualmente no se utiliza.
  • Por cadena: está formado por una cadena metálica, normalmente no hace falta sustituirla pero algunos fabricantes recomiendan hacerlo cada 350.000 kilómetros.
  • Por correa: es el más común de los 3 (de la que hablamos en este artículo), y como ya sabes sí necesita mantenimiento periódico.

¿Cuándo debo cambiar la correa de distribución?

El número de kilómetros a los que debe ser cambiada varía en función del fabricante, el tipo de motor, la potencia y el uso que se le haya dado al coche. No obstante, es recomendable hacerlo entre los 60.000 o 100.000 kilómetros.

¿Cómo cambiar la correa de distribución?

En caso de que tengas conocimientos técnicos o acceso a un taller para poder reparar tu coche por ti mismo, te contamos cómo debes hacer para cambiar la correa de distribución:

  • Eleva el coche y retira la rueda correspondiente. Antes de esto debes saber la posición de tu motor y el acceso a la correa.
  • Si lo necesitas, retira la correa de accesorios y las protecciones de la distribución.
  • Bloque las poleas. Para ello apunta el motor tal y como se especifique en la ficha técnica.
  • Sincroniza el motor. Gira el motor con el tornillo del cigüeñal hasta que se alinee completamente. Después, debes marcar la posición de cada una de las poleas para recordar su posición con respecto a la correa y al motor.
  • Afloja el rodillo tensor y saca la correa de distribución.
  • Desmonta los rodillos y la bomba de agua. Cambia también estos elementos si lo necesitas (es recomendable).
  • Coloca la nueva correa de distribución. Después, vuelve a montar los rodillos e instala la correa fijándote en las marcas que pusiste.
  • Vuelve a colocar la correa de accesorios y la protección.
  • Purga el líquido de refrigeración si cambiaste también la bomba de agua.
  • Arranca y comprueba el funcionamiento, para ello acelera de manera brusca varias veces.
  • Monta la rueda de nuevo.

Ahora que ya sabes todo lo necesario sobre la correa de distribución, no tienes excusa para no acudir al taller si notas un comportamiento extraño en tu coche. ¿A qué esperas?

Suscríbete para recibir más noticias de nosotros

Responsable: Autingo SL +info | Finalidad: envío de información solicitada +info | Legitimación: consentimiento del interesado +info | Destinatarios: los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidore Digital Ocean, Azure y Google +info | Derechos: a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional +info

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*